YA HA HABIDO INTENTOS DE ATRAER INDUSTRIA A NAYARIT

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano


Cada quien habla de acuerdo a sus propios intereses, y desde luego que algunos empresarios son de los más dados a cuestionar medidas que bloqueen y pongan en riesgo sus capitales. Ahora con la cancelación de una planta cervecera de origen extranjero en Mexicali, Baja California, varios empresarios criticaron este hecho y más aduciendo que la cancelación se debió haciendo caso a una consulta ciudadana fuera de toda norma.

Queda claro que a algunos inversionistas no les interesa si con su dinero podrían afectar el sistema ecológico en donde pondrán sus negocios, pues para la mayoría de ellos lo que les importa únicamente es obtener ganancias sin ver si perjudican el entorno ecológico, la flora y la fauna y desde luego a los habitantes del lugar que eligieron para incrementar sus riquezas.

Un claro ejemplo lo tenemos en los grandes emporios turísticos que han destruido el entorno ecológico en donde construyeron sus grandes hoteles, y todo supuestamente en aras del progreso y con la visión de que sus inversiones generan empleos y se modernizan las zonas en donde se establecen; sin embargo, hay gente que está de acuerdo en que se vaya en contra de la Naturaleza precisamente con el fin de atraer inversiones y que es mejor un gran hotel a un ejido con humildes parcelas, y que es preferible que los campesinos en vez de andar de sol a sol trabajando sus parcelas, ahora sean parte de la planta laboral de una gran cadena hotelera. Mira tú, qué suave.

Respecto a la cancelación de la planta cervecera que se instalaría en Mexicali, desde que inició su proyecto hubo voces que señalaban el gran daño que se generaría en el entorno y más por lo escaso de agua en esa zona que tiende a ser más desértica que boscosa y por ser más planicie que montañosa; así que el que se haya detenido la construcción de dicha cervecera extranjera es para proteger a los habitantes de la zona que se les haría más escasa el agua porque de acuerdo a los estudios que aunaron a su queja los lugareños, la cervecera acapararía mucha más cantidad de agua que la que usa la población. Así que en sentido común estuvo bien la decisión de parar a esta cervecera porque aquí sí se vio primeramente por la salud de la población que los intereses de los inversionistas.

Y si bien se ha dicho por parte de algunos empresarios mexicanos que esta medida podría hacer huir más inversiones, queda claro que si los inversionistas son honestos, al darles las razones por las que no se les otorgó el permiso, comprenderían y buscarían otro lugar más adecuado. Y en esto ha puesto la mira el gobierno del estado de Nayarit, pues hasta a nivel nacional ya se dio a conocer la intención de propuesta de que dicha planta cervecera podría establecerse en Nayarit.

El 27 de febrero de 1995 me tocó conducir un tren de carga llamado para salir de Mazatlán, Sinaloa, a las 01:40 horas rumbo a Tepic, Nayarit. Dicho tren nada más arrastraba tres unidades, el cabús y dos plataformas que encima llevaban un tanque cada una, cuyo contenido de acuerdo a su documentación y guía de embarque consistía en leche. Y desde luego se rumoró que era un tren de prueba para monitorear el tiempo de recorrido de Nogales, Sonora, a Tepic, porque se tenía contemplado construir una planta lechera en la capital nayarita. Llegamos a Tepic a las 07:40 horas, demorando únicamente 15 minutos en estación Corte por el encuentro con un tren de carga rumbo al norte.

Pero todo eso de que este tren especial era para ver el tiempo de recorrido fue precisamente puro rumor, porque los tanques siguieron su camino rumbo al sur. Y este rumor hizo surgir otros más referentes a la posible instalación de grandes compañías en Tepic y otros municipios de Nayarit. Un antiguo ferroviario señaló que qué bueno que no llegara mucha industria a Nayarit porque prácticamente era una entidad virgen y trayendo mucha industria se contaminaría todo como en Guadalajara, Jalisco. Y otros compañeros sacaron a flote el hecho de que hacía tiempo que una armadoras de carros se instalaría en Tepic, pero que por alguna extraña razón no llegó a cuajar esta inversión, igual que como había sucedido con la posibilidad de una planta cervecera años atrás.

A principio de este siglo XXI se supo que en Guadalajara, Jalisco, había espectaculares en donde se invitaba a los inversionistas a venir a Nayarit, estado con mucha agua; pero al parecer nadie hizo caso de esta invitación porque no llegó industria. Pero ahora el agua escasea en varias zonas de Tepic.

Sea pues. Vale.