¡VIVA MÉXICO! ¿QUE QUÉ?

Francisco Javier Nieves Aguilar

Los colores invadirán el cielo. Los cuerpos se sacudirán por los sorpresivos estruendos. Millones estarán en pequeñas plazas en municipios, capitales, Palacios de Gobierno y Presidencias Municipales.

¿Lloverá o no lloverá? ¿Dejará el huracán Max que el Grito y el Desfile de la Independencia se realicen sin contratiempos? Quién sabe.

De cualquier manera, millones de personas mirarán el televisor esperando el momento culminante. Los Ángeles, Chicago, Nueva York y varias ciudades más en el extranjero replicarán la ceremonia.

En las embajadas y consulados los representantes de México sacarán sus mejores “trapos” para recibir a los compatriotas. Algunos por razones de horario se nos habrán adelantado en el camino. En la capital de la República, el Zócalo y varias delegaciones serán el continente de auténticos fenómenos de masas. Es el gran día del país. ¡Viva México!

La esperanza se fortifica, las tristezas y el pesimismo van contra corriente. ¿Quién puede negarse a un festejo a la patria? ¡Viva México! Nos miraremos a los ojos, chocarán las tasas de atole, las botellas de cerveza, los tequilas o lo que sea.

Algunos comerán quizá una tostada o un tamal en una verbena popular; otros, espléndidas viandas traídas del otro lado del mundo. Habrá abundancia de fuegos artificiales. Los amigos, los tragos harán de las suyas y algunos festejos se prolongarán quebrando la noche. La fiesta cumplirá sus propósitos. Sin embargo, en mí por lo menos, hace años que al rito le gana el alma.

Motivos personales para festejar de verdad que no faltan. La familia, los buenos amigos; pero en lo que a mí se refiere no existen condiciones para “celebrar”; pero tampoco me gusta el papel de “aguafiestas”.

Una fiesta nacional no es un recuerdo personal de gozos, es otra cosa. Al final de cuentas se trata de recordar y enaltecer aquello que nos une, lo que nos es común, la patria como algo deseado. Allí es donde mi alma se cuartea. Me encantaría poder gritar ¡Viva México!; pero esta vez creo que no lo voy a conseguir.

Hay muchas cosas que quizás me impidan gritar “¡Viva México!”;¿Para qué? ¿Para que siga existiendo este país de las grandes desigualdades sociales? ¿Para que los políticos nos sigan pisoteando con sus discursos insulsos e incoherentes?

Hoy alrededor de seis millones de familias no tienen techo propio. Ese país ordenado y próspero vería descender con rapidez sus niveles de desempleo y subempleo. Veríamos menos rostros angustiados en las calles, menos menores convertidos en mendigos profesionales. Ellos y yo ¿qué podemos festejar?

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario