Ver para creer: Cultura Huichol en Nayarit

Todo lo increíble, espectacular y único que el visitante puede encontrar en El Tesoro del Pacífico Mexicano

Bahía de Banderas.- Si la Riviera Nayarit es un destino en el que el lujo y la naturaleza van de la mano, el estado de Nayarit -donde se asienta este corredor turístico- posee elementos que lo hacen único, como lo es su pluriculturalidad, y su variedad étnica y multilingüe.

La cultura y tradiciones de sus pobladores le dan un sabor auténtico a la experiencia de adentrarse en este destino y llevarlo en el corazón.

Dentro de todo este bagaje cultural destacan sus cuatro pueblos autóctonos: huicholes, coras, tepehuanos y mexicaneros, que le dan identidad al estado, siendo el grupo más popular el de los huicholes, también conocidos como Wixárikas o Wixaritaris (Hijos del Sol).

Actualmente, se puede decir que no hay otro grupo étnico en México que conserve tan profundamente sus creencias, cultos y tradiciones como los huicholes, un pueblo místico y espiritual, cuya cultura y obras de arte te ofrecerán un fascinante encuentro durante tu visita a la Riviera Nayarit.

¿QUIÉNES SON?
Seguramente los has visto en una feria o festival tradicional en alguno de los pueblos costeros de Riviera Nayarit, aunque también es muy común observarlos en la capital del estado, a donde llegan a vender sus artesanías.

Los wixaritaris se distinguen por su colorida indumentaria, prendas de manta bordadas, sombreros coronados de plumas, así como pulseras, anillos y collares de cuentas de cristal. Su lengua está emparentada con el náhuatl, así como con el idioma pima, el yaqui, el cora y el tepehuano.

Este grupo étnico posee un arraigado sentido de la identidad. Su fe lo mantiene en constante peregrinaje a sitios sagrados, por lo que se consideran un pueblo tayeiyari o peregrino. A lo largo de su vida se comprometen a visitar los cinco lugares consagrados para su etnia, uno de ellos es el Tatei Amara o “Piedra Blanca”, que se encuentra en el histórico Puerto de San Blas.

Otra peregrinación muy importante es la que realizan hasta Wirikuta, en San Luis Potosí, un lugar donde abunda el peyote y donde consideran que viven los dioses. En este lugar recogen el peyote que utilizarán en una ceremonia mística en el Monte Quemado, el cual aseguran “maximizará su espíritu, hasta lograr una transformación temporal a través de la exaltación espiritual”.

¿DÓNDE SE ENCUENTRAN EN NAYARIT?
En Nayarit es posible encontrar a los huicholes en los municipios de La Yesca y El Nayar. La principal comunidad wixárika es Xatsixarie (“Lugar donde abundan las palabras”), en Guadalupe Ocotán, y su acceso no es nada fácil pues hay que llegar desde Ixtlán del Río a bordo de una avioneta que hace el viaje de manera esporádica, o bien, desde Tepic en autobús, en un viaje que dura poco más de seis horas.

Los visitantes pueden hacer excursiones a sus comunidades para aprender acerca de sus ceremonias, estilos de vida y creaciones artísticas.

ARTE Y CULTURA
El Arte Huichol es una forma de escritura, ya que a través de las creaciones, los huicholes nos cuentan sus historias y sus mitos. En cada artesanía dejan un pedazo de su vida.

El manejo del color por parte de esta cultura es de una alta complejidad. Sus artesanías son como una ofrenda a los elementos: Tierra, Agua, Fuego, Agua, aunque también es una forma de comunicar a su comunidad, y al resto de los hombres, los mensajes divinos.

Los productos artesanales del pueblo huichol se dividen en dos grupos: las que se confeccionan para vender y las que tienen un fin religioso. Dentro del primer grupo se destacan los cuadros de estambre, en el segundo se destacan los instrumentos musicales, los bordados de las ropas y la construcción de templos.

Los cuadros de estambre se elaboran sobre tablas de madera con cera, y sus figuras con chaquira (cuentas de plástico o vidrio) sobre distintos materiales como piedra, cerámica, madera y metal. Originalmente estas obras eran hechas con semillas, y sus inicios se sitúan en el decorado de cuernos de toro, jícaras, máscaras y cabezas de jaguar.

Álvaro Ortiz López es uno de los artistas huichol que se han hecho famosos gracias a sus impresionantes obras de arte. Él formó parte del equipo que decoró el “Vochol”, un Volkswagen Sedán con un diseño exclusivo, cubierto con 2 millones 277 mil chaquiras. Fue un proyecto patrocinado por agencias asociadas al Museo de Arte Popular de la Ciudad de México, los estados de Jalisco, Nayarit y otras organizaciones públicas y privadas, terminado a finales de 2010.

Al hablar del arte huichol, Ortiz señala que los dibujos plasmados en las diferentes artesanías representan sus fiestas tradicionales, con el maíz como elemento omnipresente.

“No hay planos, no hay proyectos, no hay dibujos previos, no hay cálculo de tamaño, no hay estimación del espacio. Nada de eso, porque todo es perfecto. Todo va saliendo conforme lo vaya dictando la inspiración misma, en el instante, en el punto justo donde el hombre se encuentra y tiene que trabajar”, expresa.

Tampoco los colores se programan, reitera, pues estos van saliendo de manera espontánea, tan natural como el fluir del agua. “Tal vez los símbolos dependan en cierto momento del tamaño de la superficie, pero nada más”.

DESCUBRE LAS MARAVILLAS DE LA CULTURA HUICHOL
Más allá del sol, la playa y los grandes resorts de lujo, la Riviera Nayarit ofrece historia, cultura y contacto con la naturaleza. Si buscas algo más, el encuentro con la Cultura Huichol o Wixárika te fascinará. Podrás disfrutar de una excursión de un día entero a las montañas de la Sierra, donde conocerás estas remotas aldeas mexicanas, sus costumbres, música y danza. ¡Una experiencia de clase mundial que nunca olvidarás!

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario