UN MERECIDO HOMENAJE A BERNARDO NARVÁEZ ÁVILA

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Este jueves 05 del presente mes en céntrico y conocido hotel de Tepic se llevó a cabo un merecido homenaje al escritor, pedagogo, poeta, narrador, profesor y maestro de las letras, don Bernardo Narváez Ávila, hombre comprometido con las letras de toda la vida.

En este festejo, en donde fungió como maestro de ceremonia el periodista Guadalupe Guerra, estuvieron presentes familiares y amigos del destacado escritor, quienes felicitaron uno a uno al homenajeado, resaltando la presencia de su señora hermana doña Elvira, quien deleitó a los presentes con anécdotas de la infancia de don Bernardo, quien solía acudir constantemente a las orillas del entonces limpio río Mololoa por ser muy afecto a estar siempre en comunicación con la Naturaleza y qué mejor que disfrutarla oyendo el correr del agua, el Sol, el canto de tantas aves en aquel entonces, casi final de la década de los años 40 del siglo pasado.

En dicho evento estuvieron presentes también en calidad de invitados la licenciada Verónica González Ramírez, jefe del Departamento Cultural del ISSSTE, así como el doctor Sergio Zepeda Casillas, en representación del doctor Roberto Fierros Aroza, delegado del ISSSTE en Nayarit; igualmente, destacó la presencia de la licenciada Lily Cayeros, dirigente de la Unión de Columnistas y Articulistas de Nayarit (UCAN), así como la cantante versátil, originaria de Santiago Ixcuintla, Liliana Hernández, quien deleitó a los presentes con dos melodías a capela con su potente y modulada voz.

El maestro Bernardo Narváez agradeció la presencia de los asistentes presentando a su distinguida familia a quien mucho le debe por ser su inspiración para no cejar en su empeño de seguir dando lo mejor de sí, en aras de la literatura nayarita que ya dio la vuelta al mundo mediante algunos de sus libros que han gustado tanto a nivel local como nacional y en gran parte del mundo, gracias a escritores extranjeros que con el permiso del mismo Narváez Ávila se llevaron sus escritos para darlos a conocer en sus países y de ahí a otras partes del planeta. Asimismo, ofreció a los asistentes a su homenaje una breve pero sustanciosa semblanza de su andar en el mundo de la literatura, de su haber como pedagogo, periodista escribiendo en la mayoría de los medios impresos de Nayarit, además de ser fundador de varios de estos medios informativos, algunos ya desaparecidos, pero otros aún vigentes entre los lectores nayaritas y de quienes nos visitan de otras partes.

Obviamente que el escritor Bernardo Narváez Ávila ha recibido varios homenajes en su vida, así como reconocimientos y distinciones, pero más le agradan los recibidos en su propio terruño del que ha escrito mucho dando así a conocer en otros lares lo que es Tepic y todo Nayarit, por lo que se podría decir que gracias al maestro Narváez Ávila, las tierras nayaritas son conocidas y recordadas en muchos otros países, además por ser muy cómodos en su lectura gracias a la ágil prosa del maestro y escritor que quien lo ha leído de inmediato se siente como llevado de la mano a todos esos lugares que describe don Bernardo, así sea una simple caminata por las calles de Tepic, como sus paseos por La Loma, por la orilla del río Mololoa del que tuvo la dicha y la fortuna de haberlo conocido limpio y natural y con su cauce original; en la misma forma, cuando narra sus paseos por el campo nayarita quien lo ha leído podría afirmar que va caminando al lado del escritor por tan nítidos comentarios de lo que está mirando a su paso, lo que oye, lo que siente al pisar la yerba.

La vida del escritor, periodista y hasta sindicalista, ha estado inmersa en infinidad de actividades referentes a la comunicación y desde luego a la educación, al lenguaje y a las letras que son su adoración, por lo que se puede trasmitir a través de ellas, por lo que expresan, por su sentir; sobre todo cuando se da a conocer la vida de las etnias nayaritas de las que ha escrito varios libros al respecto. Sus actividades docentes y magisteriales le han dejado una gran satisfacción; pero de igual forma también sus actividades periodísticas, así como las sindicalistas debido a que todas sus actividades le han dado satisfacciones así como experiencias de vida que ya son inolvidables por todo lo que han aportado a su vida y que por lo mismo él mismo ha aportado porque está convencido de que no hay mayor satisfacción que dar, que siempre será mejor que recibir. Bernardo Narváez Ávila se siente satisfecho en el maravilloso arte de la literatura.

Sea pues. Vale.