UN ACTO DE DESOBEDIENCIA O UN ATENTADO DIRECTO CONTRA LA CULTURA ¿QUÉ ENCIERRA EL FESTIVAL LETRAS EN TEPIC 2018?

A mí no me contaron lo que escribo, lo leí en las miradas de las cosas.

Eugeni Porras/El mendigo de la palabra.

Los medios nacionales y locales que difundieron la clausura del Festival Letras en Tepic 2018, destacaron del discurso del gobernador Antonio Echevarría García las siguientes afirmaciones: “Garantizar como derecho universal para los nayaritas el acceso a la cultura en cualquiera de sus formas; la lectura una de ellas”. Para alcanzar el objetivo, aseguró, su proyecto educativo y cultural pretende que los nayaritas lean, y quienes no sepan, que aprendan(https://www.informate.com.mx/index.php/mexico/informacion-general/34-actualidad/334212-festival-letras-en-tepic-duplico-numero-de-asistentes-en-2018.html). De esta afirmación, hecha por el Gobernador del estado de Nayarit, me surgen las siguientes dudas:
¿De qué manera el Festival Letras en Tepic 2018 garantizó el acceso de los nayaritas a la cultura escrita? ¿Por qué si el estado de Nayarit, el municipio de Tepic y la Universidad Autónoma de Nayarit tienen instituciones de cultura, deciden desatender, descuidar, empobrecer y precarizar sus servicios, impulsando y financiando los privados, como el Festival Letras en Tepic?

¿Bajo qué concepto de desarrollo cultural y social, deciden autoridades estatales, municipales y universitarias financiar con dinero público  un negocio privado que tiene como única prioridad establecer en Tepic la industria cultural de manera segura y rentable para él?

No es asunto menor que en Nayarit se inviertan millones de pesos del erario para fortalecer la industria editorial de un particular, en lugar de invertir en el desarrollo cultural de una población que se encuentra marginada históricamente de la escritura y la literatura.

De acuerdo con las declaraciones realizadas por la Directora del Festival Letras en Tepic 2018,(https://www.20minutos.com.mx/noticia/328972/0/festival-letras-en-tepic-duplico-numero-de-asistentes-en-2018/#xtor=AD-1&xts=513356), el festival atendió a 30 mil personas, de las cuales 10 mil, fueron estudiantes de primaria, secundaria y  bachillerato. ¿Cómo llegó el festival a determinar el número de usuarios atendidos? ¿Qué sistema de control implementó para contar la asistencia a las actividades del festival? Y sobre todo ¿cómo garantiza el acceso a la lectura y la escritura una cifra?

Lorena Hernández, directora del Festival Letras en Tepic, también declara en el medio arriba citado, que el festival echó a andar el programa “El festival va a tu escuela”, el cual atendió a 10 mil estudiantes de primaria, secundaria y bachillerato. Estos 10 mil estudiantes fueron cubiertos por 20 escritores.  Si la actividad “El festival va a tu escuela” es un programa, por qué no sabemos de qué política se desprende, cuáles son sus objetivos, cómo se socializó el programa, bajo qué criterios se seleccionaron los acervos y los autores, cuáles fueron las escuelas beneficiadas y los motivos por los que se les otorgaron los beneficios del programa. ¿Por qué el programa el festival va a tu escuela no contempla la compra de libros y las visitas de autores nayaritas a las escuelas, si se supone que sigue el deseo del Ejecutivo de garantizar el derecho universal de acceso a la cultura de todos los nayaritas? ¿Es un programa de fomento a la lectura privado? ¿Por qué la sección 20 del SNTE compró los libros necesarios para 10 mil estudiantes, sin exigir que parte significativa de los acervos fuese de autores nayaritas?

¿Por qué nos dicen que las actividades del Festival Letras en Tepic 2018 fueron totalmente gratuitas, si todas las actividades del festival fueron costeadas con recursos públicos? ¿Acaso Lorena Hernández regaló los más de 10 mil ejemplares de libros que se repartieron? ¿Ella pagó de su bolsa los costos de las actividades, los honorarios, el transporte y los alimentos de los más de 90 escritores que vinieron a Tepic?  ¿Garantiza el derecho a la cultura de todos los nayaritas un festival que costea los gastos de 90 escritores foráneos y no paga honorarios, ni promueve la obra de sus escritores locales?

¿Garantiza el acceso a la cultura de la lectura y la escritura un festival que no es capaz de decirle puntualmente a la sociedad, por ejemplo: en estas 15 bibliotecas a partir de hoy está disponible el siguiente acervo; aquí están ubicados  los 22 clubes de lectura (independientes a los que el estado mantiene por medio del Programa Nacional Salas de Lectura) a los que decidimos apoyar con acervos?

Detrás de la algarabía institucional por el Festival Letras en Tepic 2018, se esconde un acto de desobediencia al deseo expreso del gobernador por garantizar el acceso a la cultura escrita de todos los nayaritas o una simulación mal articulada para desarticular aún más la capacidad de nuestras instituciones de cultura.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario