TRABAJOS INTERRUMPIDOS POR POSIBLE PLANEACIÓN INADECUADA

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

La noche de este pasado domingo 03 abordo un taxi en la colonia Mololoa para ir a las inmediaciones de la estación del ferrocarril. El taxi enfila por el bulevar Colosio y al llegar a la P. Sánchez, el taxista tiene sus dudas de continuar por la Colosio pues se mira poco tránsito, pero como se ven vehículos que vienen en contra, avanza, pero al llegar poco antes de las vías del ferrocarril para dar vuelta hacia el sur por la calle Guadalajara, advertimos que no hay paso, pues grandes montones de tierra bloquean dicha calle.

Ah qué caray, ¿y ahora? De pronto nos llega un fétido aroma a drenaje, pero muy fuerte el olor; y como determinamos el taxista y un servidor seguir por la Colosio y llegar a la estación entrando por la colonia Tierra y Libertad, poco antes de cruzar las vías férreas observé un enorme pozo rodeado de montículos de arena aproximadamente de unos cinco metros de diámetro, pero la profundidad no la pude ver debido a la oscuridad reinante.

En el transcurso de este lunes fui de mitotero a ver qué era lo que pasaba porque un vecino me comentó que por eso estaba interrumpida la circulación vehicular por la calle Guadalajara desde la calle Guerrero hasta el bulevar Colosio.

Voy caminando por la calle Guadalajara hacia el norte y al pasar la calle Zaragoza me detengo porque ya llegaba el desagradable olor a caño. En eso veo que se aproxima un señor ya mayor de edad y le comento que qué diferente se mira ahora la calle Guadalajara siempre tan transitada y ahora sin carros, a lo que me dice el señor que al parecer va a durar un buen tiempo así porque las obras que se estaban realizando las habían detenido, que había platicado con un hombre preguntándole por qué ya no estaban haciendo nada, a lo que el hombre le dijo que porque habían topado con un drenaje que supuestamente no existía ahí, que él se había dado cuenta porque uno de los trabajadores le había comentado que les habían dicho que escarbaran del lado oriente de la calle Guadalajara porque ahí se va a instalar la tubería pluvial que correrá de la calle Zapata al río Mololoa para evitar las inundaciones, pero que al escarbar encontraron con que sí hay drenaje y que le habían dado un llegue al que sale del famoso motel que está en la esquina de Guadalajara y Colosio y que va a descargar a una caja cercana a la margen del río Mololoa, y que primeramente habían detenido los trabajos esperando que el SIAPA fuera a arreglar la avería pero que ya habían pasado cinco días y nada de nada, y que después les dijeron que tenía que llegar “el proyectista”, pero que éste andaba ocupado y que no se sabía para cuando se presentaría a ver la situación y aclarar el porqué les habían dicho a los trabajadores que en esa zona no había drenaje.

El señor ya mayor que me comentaba todo esto, me dijo que más o menos le entendía a los trabajos que se estaban realizando ahí, y que le dijo al hombre que él estaba enterado de que la tubería pluvial que se va a instalar debajo de la calle Guadalajara, iría por debajo del drenaje que está muy cercano a flor de tierra, pero si el hombre le había dicho que según el proyecto ahí no existía ningún drenaje, pues obviamente que ahí había un mal entendido; y ya encarrerado, el señor ya mayor comentó que posiblemente algo similar habría pasado en el centro de la ciudad, porque se miran calles sin que les hagan nada de nada y porque tal vez también se dañaron tuberías y drenajes que no están contemplados en los planos; así que todos los trabajos del arreglo de las calles tanto del centro como el de la calle Guadalajara, van para largo tiempo.

¿Y qué cree?, me dijo el señor ya mayor antes de despedirnos. Que cotidianamente pasa por ahí, y el jueves al estar de mirón, oyó a un señor que había salido del motel que está frente a las vías del ferrocarril, diciéndoles a los trabajadores que ahí quedaban que el motel estaba perdiendo buena cantidad de dinero por la falta de clientes; nomás que el señor mayor ya no supo decirme si por el mal olor o porque el drenaje del motel estaba averiado o también porque posiblemente habían bloqueado la entrada y salida del motel en cuestión.

Lo malo de todo esto es la falta de señalamientos adecuados que informen sobre rutas alternas por las obras en construcción y remodelación según sea el caso, porque la falta de señalamientos para rutas alternas o al menos avisar que no hay paso, desquicia tanto el tránsito peatonal como vehicular. Así que todo indica una falta de planeación adecuada.

Sea pues. Vale.