TODAVÍA SE PUEDE

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas


Mientras no se publiquen en el medio oficial del gobierno estatal las reformas aprobadas por el Congreso local a la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Nayarit, podrán ser modificadas.

Es lo que dicen los expertos, quienes además opinan que esto es bueno porque así se podrán tomar en cuenta las propuestas que se hagan en las mesas de diálogo en las que estarían participando, ahora sí, integrantes de la comunidad universitaria.

De esta forma, se podrá quitar la impresión de imposiciones que afectan la autonomía de la máxima casa de estudios de nuestra entidad, siempre y cuando no haya cerrazón por ningún lado.

Inclusive hasta podría cambiarse lo que se había aprobado para poner al frente de un consejo para elegir a las autoridades universitarias a alguien que no conoce las entrañas de la UAN, para proponer, por ejemplo, que éste salga de una terna con el visto bueno del Consejo General Universitario.

Lo bueno es que la oportunidad está abierta, porque ni a la Universidad le conviene que las cosas queden como ahora están, ni al gobierno le hace bien confrontarse con una fuerza nacional compuesta por líderes de las diferentes universidades públicas del país.

Tampoco hay que olvidar que Luis Manuel Hernández Escobedo, el secretario general del SETUAN, es también dirigente nacional del sector de los trabajadores universitarios, y que bronquearse con él podría acarrear nada agradables consecuencias.

Que todos piensen en como rescatar a la UAN, para seguirles dando a sus alrededor de 30 mil alumnos la posibilidad de seguirse preparando, ya sin problemas, es lo ideal.

Secreto a voces: Dicen que en el caso de la UAN, los buenos políticos tienen la palabra.