TIEMPO DE REMOJONES

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas

TIEMPO DE REMOJONES
Ahora que el gobernador Antonio Echevarría García ha declarado abierta la temporada para que quienes están en la función pública pongan sus barbas a remojar, lo que se puede decir es que se trata de un gran acierto de su parte, porque es cierto que, a menos de dos años de que concluya su gobierno, es el tiempo justo para que abunden los remojones.

Son muchos los que buscan el poder para protegerse de las fechorías que han cometido, y no son menos los que quieren estar en la cima para ver qué se siente que la aplaudan mientras se joden a los demás.

Pero quiéranlo o no en las leyes siempre quedarán recovecos por los que puede entrar la justicia, y no con la limpieza que debiera distinguirla, sino apegada a las interpretaciones que de ella tiene cada justiciero en su turno.

AMBOS SUFREN
En el 2017 Francisco Javier Castellón Fonseca y Carlos Saldate Castillón fueron contendientes por la Alcaldía de Tepic. En ese entonces la victoria en las urnas la obtuvo Francisco Javier, quien aparte de haber sido gaseado el pasado lunes en la Ciudad de México, ahora sufre el resultado de su triunfo, que para su desgracia, lo dejó a merced de una runfla de barbajanes que cobran en dos y hasta en tres nóminas, mientras él no haya cómo sacar más dinero para poder satisfacer la voracidad de quienes se dicen parte de su equipo de colaboradores.

Pero Carlos Saldate también sufre, porque aparte de ya estar en la cárcel, no sabe quién o quiénes se van a quedar con los vehículos y los permisos para el servicio de transporte público que les quitó a muchos de sus compañeros transportistas.

Tampoco sabe en manos de quién pararán los varias propiedades que se adjudicó aconsejado por la ambición, misma que seguramente ahora le reclama el sinsabor de no poder disfrutar del producto de sus pillerías.

CON EL COCHINITO
La Fundación UAN trae para allá un enorme cochino ranura en el lomo, para ver cuántas almas piadosas sueltan un billete o una moneda que sirvan en algo para el rescate financiero de la máxima casa de estudios de nuestra entidad.

Al frente de la fundación aparece el ex dirigente de la FEUAN, Ángel Aldrete, quien trae a otro cochinito, cargado en el lomo, que pide apoyos pero de otra manera, y no precisamente para el rescate de la UAN.
SECRETO A VOCES: Dicen que Carlos Saldate hizo muy buenos amigo, como el dirigente de Transpornay, Ezequiel Llamas Alvarado, quien al enterarse que cayó al bote solidariamente expresó: “Que cada quien se rasque con sus uñas”.