“SER RESCATISTA TE ENSEÑA A VALORAR LA VIDA”: PARAMÉDICO CÉSAR GARCÍA

Con 3 años de servicio
–“Cada día que salgo a servicio, beso a mi esposa y le digo lo mucho que la quiero, porque no sé si voy a volver”, comentó César Alejandro García, quien es Paramédico en la Unidad Municipal de Protección Civil de Bahía de Banderas,  además de ser bombero, rescatista y técnico en rescate vehicular

Bahía de Banderas//Redacción
César es muy consciente de la fragilidad de la vida, pues ha visto muchas veces de frente a la muerte, “esta profesión te enseña a valorar la vida” y agrega que la profesión es satisfactoria en el sentido de que si tiene la oportunidad de ayudar a alguien más lo hace sin pensar, “es algo inexplicable para mí, es algo que me nace, saber que das todo para salvar a alguien que no conoces, que no lo vas a volver a ver, si es algo inexplicable“, dijo.

Desde hace tres años, luego de recibir un curso de primeros auxilios por parte del cuerpo de guardavidas, tomó la decisión de prepararse para servir a otros, cosa que no ha sido fácil, pues de manera personal, considera que decirle a alguien que ya no se pudo hacer nada por su familiar o amigo, es una de los momentos  más difíciles que enfrenta.

“Siempre lo que te marca es tu primer servicio, yo lo tengo muy presente. Me tocó atender a unos chavitos que se accidentaron en una moto, y lamentablemente uno de ellos fallece en el lugar y al otro me lo llevo en estado crítico, era mi primer servicio como paramédico y sí me marcó”, comenta César, quien agregó que tiene mucho que agradecer, pues desde entonces su manera de pensar y de vivir ha cambiado, ya que como todas las personas, sale de su casa a trabajar y no sabe si va a regresar, aunque su trabajo es dar auxilio y salvar vidas.

“Mientras yo pueda voy a seguir haciéndolo, es la base de nosotros servir y proteger” por eso, espera que el resto de sus días sigan como hasta hoy, teniendo la oportunidad de portar el uniforme que le permite salir a las calles, visitar negocios, domicilios, auxiliar a alguien en cualquier lugar y aportar lo que esté en su mano para salvar una vida.