Se conmueve Ahuacatlán con el deceso de don Gustavo Ruiz

Ahuacatlán//Francisco J. Nieves
Apenas ayer dábamos cuenta del fallecimiento de doña Chelo Andalón cuando a las pocas horas la sociedad de Ahuacatlán se sacudió nuevamente con el deceso de otro distinguido ciudadano que, aunque no nació aquí, los habitantes gustosos lo adoptaron dada su honorabilidad y su don para hacer amigos.

Este es el caso de don Gustavo Ruiz Parra, quien había llegado a Ahuacatlán hace ya algunos ayeres para ocupar la Jefatura de la Recaudación de Rentas, cuyo cargo ostentó por muchos años.

Así lo identificó la gente refiriéndose a él como “don Gustavo el Recaudador”; pero también se le distinguió por su asombrosa habilidad para tocar la guitarra, con especialidad en el requinto, siendo ésta una de sus más preclaras cualidades…

Maestro del bolero; del romanticismo musical que acoplado con la poesía formaba bellas canciones, Don Gustavo Ruiz Parra fue “un nayarita que se dedicó a evocar los tiempos de la gloria de este género musical, que llegó a conquistar a miles de corazones y a reconciliar a muchos más”, como lo describió alguna vez el periodista Omar Nieves.

Don Gustavo Ruiz formó parte de muchos grupos musicales; y sumergido en ese mundo – de la música- fue como conoció a Capulina cuando tocaba con el trío “Los Trincas”, y a Tin-tan antes de ser cómico. Así como a Paco Miller, Carlos Lico, “Los Panchos”, “Los Diamantes”, “Los Chapulines”, Rosa Carmina, Katy Jurado, Virginia, Pepe Jara, Flavio Estrada, entre otros artistas que se reunían en “Indianilla” en la ciudad de México.

Durante muchos años perteneció también a un trío de Ixtlán para después conformar su propio grupo en Ahuacatlán y no fueron pocos los músicos que de él aprendieron a tocar los acordes.

La salud de Don Gustavo de pronto empezó a decaer y paulatinamente se fue consumiendo; y a pesar de su lucha, su corazón dejó de latir, ayer, víctima de un paro respiratorio.

La misa de cuerpo presente está prevista para este viernes a las tres de la tarde en el templo de San Francisco de Asís para de ahí ser conducido hacia su última morada en el panteón municipal. DESCANSE EN PAZ.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *