Se apareció el Coco en las Salas de lectura

Perfil y Portada de la Cultura en Nayarit

Se apareció el Coco en las Salas de lectura

Por Shantal Contreras
En el mundo de las y los mediadores de salas de lectura, Catalina Silvia Guido Soria es llamada la “Hada de la Lectura”. Ella nació hace 68 años, es de voz cantarina y estatura suficiente para los encantamientos de la palabra. Pese a que Guido Soria ha esgrimido por más de 40 años con cultura la cultura, el miércoles 6 de febrero del año que corre, una empleada contratada recientemente para el área de recursos humanos del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit (en adelante CECAN), le pidió a la veterana “Hada de la Lectura” que pasara al departamento para entregarle unos documentos. Al presentarse en la oficina, la joven de recursos humanos dijo las palabras mágicas: a partir de este momento ya no trabaja para el CECAN ¿Me firma de recibido?
El oficio de Rescisión Contractual entregado a Catalina Silvia Guido Soria, sin número, sellado y firmado por José Antonio Ruíz Barrios, director del CECAN, textualmente dice:
“Por medio de este conducto y en mi carácter de Director General del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit, me permito comunicarle que ya no es necesaria la prestación de sus servicios personales, por tal motivo y en apego en la Legislación Laboral correspondiente, se ha tomado la determinación de Rescindir la Relación Contractual de Trabajo con esta Institución a partir de esta fecha.
Por lo que exhortamos para que tenga a bien en este acto firma y reciba el pago de sus prestaciones de los conceptos legales correspondientes, esto para que el Consejo no le adeude ninguna prestación.
Por lo anterior con la finalidad de que surta efectos legales”.
Como puede observarse, la autoridad no motiva el despido, es decir, no le explica a Guido Soria por qué ha decidido rescindirle el contrato. A sus 68 años, la “Hada de la Lectura” no tiene limitaciones físicas o mentales que le impidan ejercer las labores propias del cargo de Coordinadora de Literatura y Fomento a la Lectura; además de que cuenta con habilidad manifiesta para desempeñarse responsable y eficientemente, motivos únicos de despido para la persona adulta mayor que no ha infringido la ley, de acuerdo a: la Constitución Política Federal y Local; tratados internacionales que protegen los derechos de las personas adultas mayores, así como la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores para el Estado de Nayarit, en su artículo 47.
Catalina Silvia Guido Soria comenzó a trabajar en el CECAN hace más de 20 años, sin embargo no fue hasta el 2010 cuando sus condiciones laborales mejoraron un poco, por iniciativa de Sergio Eugenio García Pérez, entonces director de esta institución. García Pérez sabía que Guido Soria llevaba muchos años impartiendo clases de historia del arte, y que junto con su finado esposo, el actor y poeta Armando Santa Cruz, recorrían los municipios con su compañía de títeres Nunutzi. En esa época, Guido Soria percibía mil pesos mensuales como pago de honorarios. A partir de 2010, y hasta el 6 de febrero de este año, apareció en la nómina del CECAN con un sueldo de poco más de cinco mil pesos mensuales. De 2012 al 2019 fungió como titular de la Coordinación de Literatura y Fomento a la Lectura y no recibió, además de su sueldo, compensación económica alguna.
El oficio de rescisión laboral deja de manifiesto el grado de impunidad con el que operan nuestras autoridades en materia de cultura. Además de esto, el CECAN desvela la falta de capacidad que reina en la administración pública al elaborar un documento oficial sin el más mínimo cuidado, por ejemplo, Guido Soria prestó al CECAN servicios profesionales, no personales. ¿Acaso esta expresión de analfabetismo funcional es asunto menor cuando es la máxima instancia en materia de cultura la que lo elaboró?
Dice el señor gobernador que se le cae la cara de vergüenza porque no tenemos archivo histórico en Nayarit, sin embargo, su falta de memoria histórica, y la falta de memoria histórica del director del CECAN, borran de la vida pública sin reconocimiento alguno a una mujer que expandió el número de Salas de Lectura en Nayarit (en el 2012 había 10 salas, ahora existen 85 salas activas distribuidas en buena parte de los municipios, pese a que el estado tiene cinco años sin aportar la parte que le corresponde, ya que, el Programa Salas de Lectura opera de forma bipartita. Pero no sólo eso, Guido Soria trabajó de 2018, hasta el 6 de febrero de 2019, sin recursos federales ni estatales.
Los libros de poesía y de cuento; los ensayos; las ilustraciones para periódicos y revistas; los cientos de jóvenes formados; las gestiones por lograr mejores condiciones para el desarrollo de la cultura local; y todo el trabajo que la “Hada de la Lectura” desarrolló a lo largo de 40 años, es para ella el claro más preciado del bosque, para el Estado, ni siquiera polvo de estrellas.