Roberto no tiene fuero, que no se confundan: Polo Domínguez

**Ahorita al ex gobernador se le puede detener hasta por un simple accidente de tránsito, aclaró el líder parlamentario

Tepic//Ramón Vargas
Una vez más el diputado Leopoldo Domínguez González, presidente de la Comisión de Gobierno de la actual Legislatura local, dejó en claro que el Congreso del Estado sigue el procedimiento de rutina en los casos por las denuncias que fueron presentadas por un grupo de ciudadanos en contra del ex gobernador Roberto Sandoval Castañeda, y en contra de algunos magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa.

Esto, para que no haya quien crea que no existe voluntad para castigar a los que resulten responsables de los delitos que los están acusando. Es más, una vez que se desahoguen los procedimientos de rutina, se verá en los dictámenes por todos los casos que el Poder Legislativo responde al mandato de los ciudadanos que son a los que representa, apuntó.

Agregó que es necesario precisar también que el ex gobernador Roberto Sandoval no tiene fuero, ya que el fuero protege al cargo y no a la persona. Algunos creen que tiene fuero por un año y no es así, lo que la ley dice es que se tiene de plazo un año para la instauración de un juicio político en su contra.

“Pero es tan cierto que no tiene fuero, que ahorita Roberto Sandoval puede ser detenido hasta por un simple accidente de tránsito, como tan cierto es también que en el proceso que se lleva en el Congreso, lo que puede resultar del mismo no es únicamente la instauración de un juicio político en su contra, sino hasta su inhabilitación para ocupar un cargo público”, aclaró.

Por otra parte, afirmó que el Poder Ejecutivo no tiene ningún impedimento para interponer todas las denuncias que considere necesarias en contra de los mismos actores, con las pruebas que se requieren para su respaldo, con la seguridad que hay la obligación de atenderlas por parte de las autoridades competentes, que en este caso sería la Fiscalía General del Estado, explicó.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario