Regresan peregrinos de Talpa

Ahuacatlán//Francisco J. Nieves
Fieles peregrinos ahuacatlenses que partieron a Talpa de Allende, Jalisco,  la madrugada del pasado viernes, retornan a su pueblo tras haberse aventurado a visitar, agradecer e implorar a nuestra Señora del Rosario.

Desde anteanoche se vio llegar a los primeros grupos; ayer regresaron otros tantos, y hoy se espera que arribe el resto para reintegrarse a sus actividades habituales después de cuatro o cinco días de travesía.

Los devotos recibieron apoyo de parte de las autoridades municipales a través de las direcciones de Protección Civil y Seguridad Pública en gran parte del trayecto.

Durante el trayecto no se reportaron incidentes mayores; solo una camioneta que a punto estuvo de caer a un precipicio, pero hasta ahí nada más.

Ante la presencia de varias decenas de ahuacatlenses, al son de “El corrido deAhuacatlán” interpretado por el Mariachi Juvenil Ahuacatlán y el caminar pausado de la “Danza Azteca”, los peregrinos fueron recibidos en Talpa por familiares y amigos, cansados todos, pero con la satisfacción de haber cumplido su meta.

La peregrinación estuvo encabezada por el presidente Agustín al igual que funcionarios y miembros de Cabildo, quienes acompañaron a peregrinos que participaron en la tradicional peregrinación hacia la Basílica de la Virgen de Talpa.

Bajo los candentes rayos del sol, los peregrinos arribaron al citado recinto religioso poco antes de las dos de la tarde. A esa hora dio inicio la misa que ofreció el titular de la parroquia de San Francisco de Asís, Pedro Guzmán.

Por la tarde, el gobierno de Agustín Godínez ofreció un evento cultural con la participación del Mariachi Juvenil, el Mariachi Infantil de la Casa de la Cultura y el ballet folclórico de Santa Isabel.

El Presidente Municipal agradeció a las autoridades municipales de Talpa por el recibimiento y atención brindada año con año; así mismo, dio a conocer que el cuadragésimo primer Ayuntamiento apoya las tradiciones y cultura de este municipio.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario