RECONOCIMIENTO MUY MERECIDO A DOS DESTACADAS MUJERES NAYARITAS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

El Colectivo Mujeres en Voz Alta, conformado por excelentes mujeres nayaritas muy destacadas en los ámbitos académico, empresarial, medios de comunicación, político y social, ofrecieron el pasado jueves 05 del presente mes en el Centro de Arte Contemporáneo “Emilia Ortiz”, y dentro del marco “Si reconocemos a una, nos reconocemos todas”, sendos reconocimientos a dos excelentes mujeres que, al igual que muchas más han sobresalido por su lucha por el bienestar de la sociedad nayarita y de nuestro país.

Tocó en primer turno recordar a la señora Matilde Domínguez Dávila (1918-2014), quien durante gran parte de su vida la dedicó a impulsar la participación de mujeres en política, así como promover el voto femenino en Nayarit, que fue reconocido hasta el año de 1953, ya a nivel nacional.

La señora Matilde Domínguez Dávila, recibió varios reconocimientos y premios por su larga trayectoria como sufragista y activista social, incluso hay una medalla con su nombre, instituida por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que se le otorga a las militantes más destacadas de dicho partido político. Y en su momento, también fue distinguida por el Senado de la República como una de las 50 mujeres más influyentes de Nayarit; sin embargo, jamás pudo ocupar un cargo de elección popular a pesar de su lucha y participación en varios programas sociales, y todo debido a que en su tiempo la mujer no tenía cabida en el ámbito político por ser una rama considerada únicamente para varones. Pero esto no obstó para que doña Matilde Domínguez Dávila continuara con sus participaciones promoviendo que se le reconociera a las mujeres como ciudadanas con todos sus derechos a ser partícipes de la vida nacional; algo que obviamente le costó mucho trabajo a la señora Matilde y demás mujeres que la apoyaban y acompañaban en su lucha social, y más, porque en vez de recibir el apoyo necesario de la misma población tepiqueña, doña Matilde y sus seguidoras eran ofendidas por querer figurar en el ámbito político y social no nada más de Tepic y el estado de Nayarit, sino a nivel nacional. Y esto, porque uno de sus hijos presentes en el reconocimiento ofrecido por el Colectivo Mujeres en Voz Alta, al tomar uso de la palabra, comentó que desde niño se daba cuenta de que el movimiento promovido por su mamá no era bien aceptado por gran parte de la sociedad de aquel entonces, porque lo más suave que recuerda este hijo de doña Matilde que le decían a su mamá y seguidoras, era más o menos: “viejas huevonas, ya dejen de hacer escándalo, mejor váyanse a sus casas a hacer quehacer”, y esto por no ofender a la audiencia, porque según este hijo de la señora Matilde, lo dijo con palabras más suaves que las que recordaba.

Sin embargo, la vida dedicada a servir que llevó la señora Matilde Domínguez Dávila no fue infértil, pues dejó buenos resultados que si bien no lo fueron en su momento, sí los alcanzó a ver fructificados antes de irse a esperarnos allá en donde está.

El otro reconocimiento lo fue para una gran mujer que ha destacado grandemente en el ámbito político y más por su lucha incansable por la ecología y el medio ambiente tan deteriorado. Y este reconocimiento muy merecido se le dio a la señora María Eugenia Jiménez Valenzuela, presente en el evento, quien fue la primera Presidente Municipal de Tepic; y sobresalido en su calidad de diputada a nivel federal; pero más ahora en su incansable lucha para el mejoramiento de la ecología, participando en foros a nivel nacional e internacional dando cuenta de que el medio ambiente está muy perjudicado y no se hace gran cosa por remediarlo, por eso su voz no se cansará de estarlo repitiendo en donde quiera que esté presente; y tal y como lo señaló al tomar la palabra en el foro promovido por el Colectivo Mujeres en Voz Alta, que no se nos olvide qué clase de mundo les vamos a heredar a nuestros descendientes, porque todos vamos en el mismo planeta.

Y precisamente al hacer uso de la palabra, reconoció que en realidad ella nació en el entonces Distrito Federal, pero que prácticamente casi recién nacida, sus padres –cuyas raíces son nayaritas- la trajeron a esta tierra nayarita de la que se siente ser parte, pues aquí ha vivido la mayor parte de su vida. Y respecto a su forma de ser y pensar, esto se los debe a sus padres que siempre le inculcaron los valores y principios que son la base fundamental para ser una persona de bien, lo que le ha servido para ser siempre una soñadora con los ojos muy abiertos.

Sea pues. Vale.

#MujeresenVozAlta #SiReconocemosAUnaNosReconocemosTodas #GeneraciónIgualdad#PorLosDerechosDeLasMujeres Una producción de Patricia Montero

Posted by Mujeres En Voz Alta on Sunday, March 8, 2020