QUE ME SIGA LA TAMBORA: Se pasan la bolita

Por El Piperaüit

**Se pasan la bolita
**Desde que se inventaron los pretextos…
**No se esperan buenos resultados
**Algo falta por hacer

DECENAS DE DEPOSITADOS BAJO LA TIERRA son el mismo número de familiares que los han buscado afanosamente por todos los rincones del estado. Se está hablando de un 10%, apenas, de los desaparecidos forzosamente y muchas decenas y docenas más de padres y madres angustiados que, con llanto en los ojos y apachurrado el corazón, ven y sienten que el gobierno no hace nada para detener estas matanzas, que sin mediar paréntesis, ya empezaron a subir de tono y salvajismo. La incapacidad de enfrentar este problema ha llegado al límite de pedirle al gobierno federal que intervenga ante esta difícil e incontrolable situación. No sorprende que manifestada hace semanas esa imposibilidad de ganarle a los malos porque traen pistolotas más grandes que la del gobierno, ahora culpe al gobierno federal o exija sean ellos los que resuelvan. La respuesta la acaba de dar el presidente Peña Nieto al declarar ayer que la inseguridad es responsabilidad de todos los niveles de gobierno y que en la medida que cada quien ponga y haga su parte -porque nosotros la estamos haciendo, dijo-, será la respuesta satisfactoria que espera la ciudadanía. Y mientras los gobernantes se pasan la bolita, la sociedad está espantada.

CULPAR A OTROS DE TUS TORPEZAS es parte del axioma político acuñado y llevado a la práctica durante el reinado del PRI o del PAN. “Cuando llegues, tapa los errores y robos del que se fue, porque el que viene va a hacer lo mismo con los tuyos. Cuando ya no haya respuesta a los problemas, acusa al que se fue…” y así se la van llevando mientras al país y a los estados también se los está llevando, pero la tostada. De los cuerpos, de acuerdo a informes que les proporcionaron, dicen que ya llevaban meses, y quizá años, “depositados bajo tierra”. Por eso la exigencia para que sea el gobierno federal quien investigue, encuentre a los culpables y los sancione. Dicen los que saben y trabajan para la Fiscalía, que los restos hallados en esas fosas clandestinas no tenían más de cuatro meses sepultados. La controversia de los “depositados bajo tierra” debe ser resuelta para darle información real y objetiva a la ciudadanía, quien aparte de engañada con un cambio, está mal informada oficialmente y eso la tiene atemorizada.

LO QUE SE DEBE TENER PARA RESOLVER en casos como el que se comenta, es gran profesionalismo y capacitación en menesteres. No hay que traer paleontólogos o restauradores de cuerpos egipcios para darle respuesta a la gente, a las familias angustiadas que tienen meses esperando saber del paradero de su parentela o amigos. La Comisión Estatal de los Derechos Humanos, en voz de Huicot Rivas Álvarez, detalla lo que se ocupa para que se hagan bien las cosas, como “designar un coordinador de peritos; evaluar preliminarmente el alcance y magnitud del evento, las posibles dificultades técnicas, el número de víctimas, estado y posición original en el que se encontraban, evitar manipulaciones y alteraciones del lugar, evitando cambios de posición o desplazamiento de cadáveres o cualquier otro objeto; definir, conforme a la casuística propia, las medidas de protección y preservación, procesamiento de indicios e identificación de víctimas; definición de los cinturones de seguridad; determinar la ruta de acceso al lugar de intervención con base en criterios reconocidos técnica y científicamente, observando de forma metódica, completa, minuciosa y sistemática el lugar de intervención, con la finalidad de buscar e identificar la existencia de indicios a través de protocolos establecidos, utilizando en la recolección métodos y técnicas de búsqueda recomendados por la investigación criminalística; utilización de la videograbación, planimetría y descripción escrita durante todo el proceso de levantamiento, entre otros”. ¡Uffff!, esto quiere decir que no se esperan buenos resultados de las investigaciones. Ni modo.

LA BÚSQUEDA DE LOS PERDIDOS, y aunque no estén depositados bajo tierra, hasta el Congreso aporta lo que le corresponde y el diputado presidente de la Comisión de los Derechos Humanos, Javier Mercado, ve asombrado el crecimiento de esta ola de terror entre la ciudadanía, que aún no alcanza a comprender el por qué no se ha detenido, sabe el diputado que el asunto es serio, y de parte del Congreso le toca estar al pendiente de los más de 300 desaparecidos, de la atención a las familias preocupadas y que el gobierno les brinde el apoyo. “El colectivo impulsa para que el gobierno actúe a la par para hallar a sus desaparecidos. Siente el diputado Mercado que algo está faltando por hacer para que esto no se vaya a descontrolar y se vaya a caer en un estado más violento.

Ha turnado el gobierno federal al INAH, lo del asunto de los depositados bajo tierra en Xalisco, para ir acorde a la estrategia estatal, QUE ME SIGA LA TAMBORA.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *