QUE ME SIA LATAMBORA : La más violada

Por El Pipiripau

**La más violada
** Acciones, en vez de discursos
**Enérgico llamado de Polo Domínguez
**Ha faltado voluntad de todos

DOÑA CONSTITUCIÓN, LA MÁS VIOLADA y lo peor es que aunque se sigan haciendo reformas para evitar maltratos, vejaciones, abusos, excesos y una que otra jalada de esas llamadas de equidad y género, sigan violentando los preceptos universales de esta pobre anciana, que a sus cien años, todavía despierta pasiones, sobre todo en los garañones llamados funcionarios y gobernantes que la violan cada vez que se les antoja con la más admirable impunidad que dejan el sentir y el pensar que ese debe ser el camino de conducta de todos los nayaritas. La única defensa que tiene Doña Constitución y que este 5 de febrero llegó a la colocación de un centenar de velitas a su pastel, no es más que litros y más litros de saliva y toneladas y toneladas de demagogia. Eso sí, esta Doñita es la envidia de todas las féminas que quisieran llegar a 100 años y que todavía se antoje “abusar” o por lo menos darle un arrepegón de camarón.

NO HUBO FESTEJO DIGNO a la Constitución Local, hablando de hechos que respalden vivir en un estado de derecho, de legalidad, de justicia, democrático, popular. Hubiera sido mejor que en lugar de discursos se hubieran anunciado acciones que denotaran avance en el camino del desarrollo, de la justicia, de la seguridad, del empleo, de la educación, de la salud y no solo promesas y más promesas como si los protagonistas anduvieran en campaña. Hablar de la Constitución, es hablar de un símbolo sagrado para un pueblo. La Constitución no es un libro viejo con letras y articulado que se robaron de la biblioteca estatal y ahora lo conserva un mantenido del gobierno. La Constitución va más allá de ser referente o adorno en los discursos de cada cincos de febreros. Cumplir cien años y en esas condiciones, ya es mérito, aunque se le hayan hecho modificaciones, más para defensa de intereses de unos cuantos que los de una entidad o una Nación.

SE TRATA QUE NO HAYA MALOS GOBERNANTES para las generaciones del futuro, y eso solamente se puede lograr regresando al constitucionalismo, porque de otra manera, nuestros hijos y nietos van a tener que convivir con una clase política más corrupta, más bandida y más cínica. Ese fue el llamado que hace Polo Domínguez, líder del Congreso al indicar que “es el momento de retomar el constitucionalismo para evitar la concentración de poder, y así evitar que en el futuro que se construye para las nuevas generaciones haya malos gobernantes”. Visualiza el doctor Domínguez que nada se puede hacer sin la participación de todos, porque la desinformación, la intolerancia y la violencia siguen afectando a nuestra sociedad y no permite cumplir con los retos de eliminar la desigualdad y la discriminación, así como hacer lo necesario para que se eficiente el gasto público, además de dignificar el funcionamiento de las universidades públicas. La bola de intereses a los que se enfrentan los que quieren cambiar lo malo, es que las mayorías prefieren gozar de las prebendas que el sistema arroja debajo de la mesa a alinearse al marco jurídico porque ve y sigue viendo que los políticos y gobernantes, así como los que les coadyuvan a gobernar, son los primeros en pasársela por los tanates.

RESPETO A DOÑA CONSTITUCIÓN pidió por enésima vez un gobernante, tal como lo hace Antonio Echevarría Jr. y que sus palabras no se ven acompañadas de hechos. En el discurso oficial, señala el gobernante que ha faltado voluntad de todos para ser respetuosos del marco normativo que se establece en la propia Constitución. Al contrario, en los últimos años -y debió referirse a los últimos cinco gobernadores de Nayarit-, los mismos gobernantes han sido los principales trasgresores de la legalidad, apuntó. En eso nadie le discute y tiene toda la razón, pero no dejan de ser palabras bonitas y floreadas que comparativamente con los resultados presentados en los últimos cinco meses, hasta parece que se burlan de la gente.”El propósito es gobernar con honestidad”, adornó.

De la Constitución solamente se acuerdan cada 5 de febrero con saliva y demagogia, no para hacer justicia, QUE ME SIGA LA TAMBORA.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario