PRESIONARÁN AL INGENIO DE PUGA PARA QUE DEJE DE CONTAMINAR

Con el apoyo de diputados

Tepic//Ramón Vargas
Habitantes de Francisco I. Madero, del municipio de Tepic, acudieron este miércoles al Congreso del Estado para presentar su queja en contra del ingenio azucarero que se ubica en su poblado, por la fuerte contaminación que expulsa en cada temporada de la zafra cañera que, afirman, va en alarmante crecimiento.

Los quejosos fueron recibidos por diputadas integrantes de la Comisión de Ecología y Protección al Medio Ambiente, que preside Julieta Mejía Ibáñez, a los que se sumó el diputado Jorge Armando Ortiz Rodríguez, ya que es el que representa al distrito VI dentro cual está el poblado Francisco I. Madero, conocido también como Puga.

Hombres y mujeres, en su mayoría adultos mayores, aprovecharon la atención que se les dio en la sala de comisiones “Esteban Baca Calderón”, para presentar verbalmente una serie de testimonios sobre las afectaciones que padecen producto de la contaminación que se genera con el llamado “gabacillo”.

Algunos aseguraron que han tenido problemas de salud, principalmente respiratorios, mientras que otros dijeron no soportar más lo sucio que el “gabacillo”, conocido por muchos como tizne, deja tanto en las calles como sus casas y todo lo que hay dentro de ellas.

El primero en hablar, ya en respuesta a los quejosos, fue el diputado Ortiz Rodríguez, quien propuso la celebración de una reunión a la que se invité no sólo a más afectados, sino a funcionarios de las dependencias encargadas del tema ambiental, a las autoridades locales de Puga, es decir, al Juez Auxiliar, al Delegado Municipal, a los comités de Acción Ciudadana y por supuesto, a los directivos del ingenio.

La reunión sería para que los expertos digan cómo la empresa puede evitar la contaminación que ahora genera, para que a raíz de esto se tomen las medidas que los directivos deben acatar.

De no ser así, advirtió Fugio, entonces el los acompañaría si deciden tomar las instalaciones de la factoría, en el momento que le digan.

En los testimonios también se habló del temor de muchos otros de quedar desempleados, motivo por el cual se han abstenido de participar con la exposición de sus inconformidades cuando se celebran las asambleas ejidales.

Ante esto, Fugio les dijo que no deben temer cuando los directivos los amenazan con el cuento que se llevarán su empresa a otro lado, porque el traslado seguramente representa una erogación que no quieren hacer. “Les sale más barato corregir sus fallas para que dejen de contaminar”, señaló.

La diputada Erika Leticia Jiménez Aldaco les recomendó que lleven los diagnósticos que les han dado en las unidades médicas, para que haya constancia del nivel de afectación que han tenido en su salud.

Por su parte, la diputada Julieta Mejía Ibáñez propuso que la organización de la reunión sea después del próximo 30 de mayo, con la aclaración que antes les es imposible porque tendrán mucho trabajo en el Congreso en los días que faltan para la conclusión del actual periodo ordinario de sesiones.

Los mismos quejosos informaron que el 15 de junio próximo en el ingenio inician un periodo vacacional, posterior a la terminación de la zafra, por lo que se acordó acelerar las acciones para tener organizada la reunión para antes de la fecha mencionada.