POR FIN

Rafael Morales D.

Luego de un año fatídico, donde la inseguridad y la violencia han prevalecido en Nayarit, el Gobernador del estado por fin tomó la decisión de destituir a Javier Herrera Valles como secretario de Seguridad Pública estatal, quien durante el tiempo que ocupó el cargo fue incapaz de garantizar la seguridad de los nayaritas, pues los índices delictivos aumentaron a niveles incontrolables y la ola de violencia mantiene en constante zozobra a la población.

En lugar de Herrera Valles, el mandatario estatal nombró al licenciado Jorge Benito Rodríguez como nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública, quien se desempeñaba como director del Centro de Readaptación Social “Venustiano Carranza” de Tepic, lo que ha generado ciertas expectativas de que retorne la paz y la tranquilidad al estado y se garantice la seguridad de sus habitantes, pues en su primera entrevista con medios de comunicación, Jorge Benito señaló que es impostergable la tarea de garantizar la tranquilidad de los nayaritas y se comprometió a dar resultados “desde ya”, para lo cual se hará una “limpia” a fondo en la SSPE con el propósito de que los policías más capacitados y honestos sean quienes tengan la responsabilidad de los mandos y actúen en consecuencia combatiendo la delincuencia.

Con la destitución de Javier Herrera Valles prácticamente llega a su fin el “Gabinete Fallido”, integrado por funcionarios soberbios e insensibles que fueron incapaces de realizar sus funciones, a pesar de que se les dio mucho tiempo para aprenderlas, pues el Gobernador aplicó la llamada “Curva de Aprendizaje”, cuyos resultados evidenciaron serios problemas en este proceso de la mayoría de los miembros del gabinete, pues en su designación prevaleció la improvisación, el amiguismo, el compadrazgo, etcétera, y no el conocimiento y la experiencia para desempeñar los cargos en la administración pública estatal, lo que, al final de cuentas, trajo como consecuencia un año perdido en el ejercicio de gobierno, con todo lo que ello implica en un estado con grandes carencias de todo tipo.

De los principales integrantes del gabinete inicial, solo permanecen aún en sus cargos el secretario de Administración y Finanzas, Juan Luis Chumacero Díaz; el secretario de Obras Públicas, Ricardo Rincón Yescas; el secretario de Planeación, Programación y Presupuesto, David Guerrero Castellón; la secretaria de Desarrollo Social, Sonia Ibarra Fránquez, y el secretario del Trabajo, Productividad y Desarrollo Económico, Ernesto Navarro González, lo que a poco más de un año de gobierno constituye un hecho inédito y refleja la indolencia, por decir lo menos, del titular del Ejecutivo al momento de nombrar a los funcionarios estatales.

Sin embargo, todo parece indicar que el Gobernador es de los pocos que lograron superar la “Curva de Aprendizaje”, porque finalmente entendió que no se puede improvisar a funcionarios que no tiene el perfil requerido para desempeñar cargos de alto nivel en la administración pública estatal, y ha hecho los cambios pertinentes, aunque los buenos resultados aún están por verse.

Por lo pronto, al nuevo secretario de Seguridad Pública estatal, licenciado Jorge Benito Rodríguez, hay que darle el beneficio de la duda. El reto es enorme, pero si logra depurar a la corporación policíaca, habrá dado un gran paso para recuperar la paz y la tranquilidad de la población. ¡Que así sea!