PODRÍA GANAR SU MAJESTAD EL AUTOMÓVIL

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano
En varios medios informativos, así como portales de internet locales apareció la noticia de que posiblemente la remodelación de la avenida Jacarandas no se lleve a cabo debido a las protestas de los vecinos de esa zona porque aparentemente el nuevo proyecto no contempla estacionamiento para automóviles a lo largo del tramo que se pretende remodelar, porque esto perjudica en gran manera a los comercios establecidos en ese lugar.

En sí se podría decir que el proyecto es bueno en cuanto a ensanchar las banquetas para que transiten más peatones, pero también está comprobado que los negocios que no cuentan con estacionamiento cercano reciben menos clientes que otros que sí cuentan con espacios de estacionamiento para sus clientes, aunque también es sabido que estos espacios no los ocupan precisamente lo clientes, sino los propietarios de dichos locales comerciales y hasta gente que trabaja en lugares cercanos y que se les facilita más dejar ahí sus automóviles que en algún estacionamiento.

Y si hoy en día se le quiere dar la importancia que casi nunca se le ha reconocido al peatón, es porque se le ha rendido más pleitesía a “su majestad” el automóvil haciéndole vías rápidas o dándole preferencia absoluta sobre los peatones; obvio que en Tepic esto ha sido algo difícil porque hasta el día de hoy nadie se ha atrevido a tumbar fincas para abrir vialidades de cuatro o más carriles; pero en la mayoría de otras ciudades del país ha sido lo más primordial el cambiar la fisonomía para dar más espacios a la circulación de vehículos automotrices que de peatones.

Claro que en el caso de Tepic así está bien por el momento, pero tendrá que llegar el momento en que sea tanta la cantidad de vehículos circulando que se tendrá que planear ampliar calles y avenidas para evitar los embotellamientos que ya son cotidianos en la capital nayarita y no nada más en horas pico, sino a todas horas se ve interrumpida la circulación de toda clase de vehículos e incluso hasta de peatones por lo estrecho de la mayoría de las calles no nada más del Centro Histórico, sino de las colonias y demás de la periferia y suburbios.

Cuentan antiguos tepiqueños que desde hace muchos años se corrió el rumor que se ampliaría la calle Querétaro desde la avenida Insurgentes hasta las proximidades del Cerro de la Cruz; claro que en sí no llevaría a ninguna parte pero sí serviría para desahogar en su momento la avenida México, aunque esto de que no llevaría a algún lugar fuera de la ciudad no sería raro porque en Tepic excepto la avenida Insurgentes y la México, que son las únicas arterias que atraviesan la ciudad, las demás calles tienen inicio y término dentro del mismo Tepic.

Pero volviendo al asunto de la avenida Jacarandas, su remodelación no tendría por qué dejarla sin estacionamientos vehiculares, he ahí la avenida Allende que le hicieron cajones cada determinada distancia, que si bien en la Allende se utilizan más para carga y descarga y para algunas rutas de camiones, en la Jacarandas se podrían planear para que se estacionen los vehículos de los probables clientes de los negocios ahí existentes, pues ya se sabe que todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar.

El otro problema que hicieron resaltar lo vecinos de la avenida Jacarandas es que no quieren que se quiten las palmeras del camellón central de dicha avenida, algo que por supuesto tendría fácil solución al ser trasplantadas en otro lugar mientras duran los trabajos de remodelación, para una vez concluidos volver a colocar esas palmeras en su lugar de siempre, pero no quitarlas definitivamente porque si algo le falta a la ciudad de Tepic, son árboles, palmeras y todo tipo de vegetación, porque inexplicablemente la capital nayarita se ha quedado pelona poco a poco sin que se le ponga remedio a no ser por grupos de ciudadanos que se dan a la tarea de plantar árboles que raramente se ve que crezcan como es debido.

Y si el gobernador del estado dice que de no utilizarse los recursos destinados a la rehabilitación de la avenida Jacarandas, entonces se aprovecharán para otros trabajos en algún lugar de la ciudad en donde se requiera, y se tiene pensado en alguna de las zonas más marginadas de Tepic; algo que sería más congruente porque en realidad, la zona de la avenida Jacarandas no podría considerarse como de las más marginadas, así que por el momento no es tan necesario que se hagan trabajos de rehabilitación en la Jacarandas, y sí en algún otro lugar como el entorno de las ruinas de Jauja.

Sea pues. Vale.