PECARÍA DE SOBERBIO SI SOY YO QUIEN DIGO QUE TENGO MÉRITOS: ISMAEL GONZÁLEZ PARRA

Tepic//Ramón Vargas
Desde que se envían las ternas al Congreso del Estado de parte del gobernador, para que de ellas elijan a quienes entran a ocupar el cargo de magistrados, en sustitución de los que culminan sus períodos, queda claro que se considera en este proceso la opinión del Poder Ejecutivo.

Así lo señaló el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia de Nayarit, Ismael González Parra, en la entrevista que se le hizo luego del entregar en la sede legislativa y a nombre del Poder Judicial, el informe anual de actividades de la institución encargada de la administración de la justicia.

Añadió que ninguno de los que integran el poder que preside está exento de un origen político, y para ser más específico en ello expresó: “Todos tenemos un ombligo”.

Sin embargo, al solicitarle que informara de su origen político, que en su caso podría ser considerado para su ratificación tanto en el cargo de magistrado como en la presidencia del Poder Judicial, su repuesta fue que su principal aval es su trabajo.

Mencionó, inclusive, que durante su periodo como presidente se han registrado más avances que los que se lograron en 15 años dentro del Tribunal Superior de Justicia.

Enseguida y a manera de rectificación, reiteró que la evaluación y aprobación de su permanencia es decisión del Congreso del Estado, “porque pecaría de soberbio si soy yo quien digo que tengo los méritos”, añadió.

Finalmente, consideró que, una vez reestructurado el Poder Judicial, que para diciembre deberá contar con únicamente 13 magistrados, estará en condiciones de atender bien toda la demanda de trabajo que cae al Tribunal.

“Con 13 magistrados es suficiente”, subrayó González Parra.