PARO LABORAL EN LA UAN

Rafael Morales D.

A pesar de que el rector de la UAN, Ignacio Peña González, anunció el miércoles pasado una serie de medidas para resolver la difícil situación por la que atraviesa la máxima casa de estudios de Nayarit, entre ellas el proceso para pagar prestaciones pendientes al personal administrativo y docente universitario, que establece negociaciones, acuerdos y fechas tentativas; la forma como el Gobierno federal trabajará con las nueve universidades con crisis financiera para garantizar la viabilidad de las mismas, a través auditorías, recomendaciones, consultas y expectativas; el anuncio de esquemas para transparentar y optimizar el uso de los recursos ordinarios y extraordinarios por medio de la implementación de un sistema de asistencia y permanencia en centros de trabajo, ajustes en el gasto operativo e implementación de plan de austeridad, y la creación del portal de transparencia #UniversidadAbierta, en el que se darán a conocer las nóminas, cargas laborales, ingresos de funcionarios públicos, parque vehicular, aplicación de recursos, etc., el día de ayer personal del Sindicato de Empleados y Trabadores de la Universidad Autónoma de Nayarit (SETUAN), inició un paro de labores.

De acuerdo con declaraciones del líder del SETUAN, Luis Manuel Hernández Escobedo, la razón por la que se tomó esta decisión es porque ya no es posible que cada año los trabajadores universitarios tengan la misma incertidumbre por la falta de pagos, pues no se les cubrieron en su totalidad las prestaciones a que tienen derecho, así como únicamente se les pagó la mitad del aguinaldo correspondiente al 2018.

Asimismo, el líder sindical pidió que los contratos se revisen para que vean que hay una diferencia abismal entre lo que ganan los trabajadores y lo que ganan las autoridades universitarias, e informó que del cumplimiento de sus demandas dependerá el rumbo de las acciones que emprenderá el SETUAN.

Por su parte, el rector Ignacio Peña González reiteró su respeto a las decisiones de los maestros y trabajadores, e informó que siguen las negociaciones con la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Hacienda para que les otorguen los casi 150 millones de pesos que se ocupan para cubrir al cien por ciento las responsabilidades establecidas en los contratos colectivos del trabajo del SPAUAN y el SETUAN.

Es vergonzosa la situación por la que atraviesa la UAN como consecuencia de los malos manejos administrativos y financieros de anteriores autoridades universitarias, que toleraron, por decir lo menos, actos de corrupción y auspiciaron enormes privilegios para líderes sindicales y estudiantiles, que ahora se lamentan por los graves problemas financieros que padece esta institución y de la que son corresponsables.

Seguramente, de las negociaciones con la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Hacienda, a las que se refiere el Rector, surgieron las medidas anunciadas por Peña González en el sentido de transparentar todo lo concerniente a la UAN, particularmente el destino de los recursos económicos, lo que es sumamente importante, pues solo de esta manera se podrá rescatar a la UAN de la crisis en la que se encuentra.