OPERA SIAPA SIN SENTIDO COMÚN

Rafael Morales D.

Es evidente que muchos funcionarios carecen de la suficiente materia gris para actuar, si no con inteligencia, pues es mucho pedir, al menos con el más elemental sentido común, como es el caso del director del Sistema Integral de Agua Potable y Alcantarilladlo (SIAPA) de Tepic, Óscar Medina López, quien primero ordenó la reparación de una avería sobre el bulevar Colosio en horas pico, lo que provocó un caos vial de grandes proporciones, y una vez realizada la reparación permitió que personal de este organismo dejara mal tapada la zanja que abrieron en donde efectuaron los trabajos, lo que ha provocado varios accidentes y daños cuantiosos a algunos vehículos.

Esta situación es recurrente en el SIAPA, pues cada que surge un problema en la red de agua potable y alcantarillado, los trabajadores de este organismo acuden para resolverlo, rompen pavimento o empedrado y, una vez resuelto el problema, literalmente les vale madre las malas condiciones en que dejan la calle en donde realizaron la reparación, por lo que por toda la ciudad se ven los estragos que provocan los trabajadores del SIAPA, con los consecuentes riesgos para los automovilistas.

Para evitar este desmadre, bien haría el presidente municipal, Francisco Javier Castellón Fonseca, en darle instrucciones al Secretario de Obras Públicas del municipio para que destine una cuadrilla de trabajadores de esta dependencia para que se coordine con el personal del SIAPA, y una vez que éste termine de realizar su trabajo, proceda a rehabilitar los destrozos que dejan, lo que evitaría accidentes y mejoraría la imagen urbana de Tepic, que en algunas partes parece zona de guerra. Es cuestión de sentido común… pero desafortunadamente, es el menos común de los sentidos, sobre todo en los funcionarios públicos.

Por lo demás, continúan las quejas de los usuarios por el mal servicio de agua que proporciona el SIAPA, pues hay colonias que duran semanas sin este líquido, a pesar de estar al corriente en sus pagos e incluso haber pagado todo el año, y lo peor es que ni siquiera les mandan pipas para satisfacer sus más elementales necesidades de higiene, lo que constituye un atentado a su salud por la negligencia de las autoridades del SIAPA.

En cuanto al asunto del drenaje sanitario, el SIAPA tampoco “canta mal las rancheras”, pues son comunes los derrames de aguas negras en distintos puntos de capital, y si los afectados quieren que se reparen las fugas, las autoridades los obligan a comprar el material requerido para realizar la reparación, por lo que este organismo evade su responsabilidad de proporcionar al 100% un servicio que le corresponde por ley, y que además es pagado por los usuarios, e indirectamente debe ser solventado con dinero de nuestros impuestos.

En fin, el Director del SIAPA debe activar las pocas neuronas que le quedan y tomar decisiones con sentido común para no afectar a la población y resolver los problemas propios del organismo a su cargo, pues para eso se le paga y, por cierto, muy bien.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario