Periodico Express de Nayarit
Inicio

Crece embarazo de adolescentes

2009 / 02 / 16

Tepic, Nayarit/Febrero 15.- Los embarazos en adolescentes nayaritas vulnera la estabilidad familiar, toda vez que, representan transformaciones en su dinámica cotidiana, adaptaciones a su funcionalidad y estilos de afrontamiento del problema, informó Elvira Espinoza Miranda, médico Residente de la Unidad de Medicina a Familiar (UMF) No. 24 del Intituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tepic, Nayarit.

Luego de estudiar a 120 adolescentes con embarazo, la doctora Espinoza Miranda afirmó que la gestación temprana ocurre en el 19.8 por ciento de los casos totales atendidos en la Institución y que generan un problema de salud al vulnerar la salud de las jóvenes y la estabilidad de su familia.

Explicó que este trabajo de investigación consistió en evaluar la vulnerabilidad familiar de las  adolescentes con y sin embarazo. Por medio de una entrevista que identificó cómo reaccionan sus familias ante una situación como la planteada, y las alteraciones en su dinámica cotidiana.

Derivado de lo anterior, señaló que en el grupo de las embarazadas se encontró que el 52 por ciento procedían de familias completas; 48 por ciento con bajos ingresos económicos; con 5 a 7 miembros por familia; de 3 a 4 hijos por pareja y el 60 por ciento son familias de parejas jóvenes.

Como resultado de esta dificil realidad, resaltó que la comunicación madre e hija se ve afectada en un 22 por ciento y la comunicación conyugal en un 15 por ciento, situación que altera significativamente las rutinas familiares.

La doctora Elvira Espinoza subrayó que los estilos de afrontamiento (formas de abordar el problema) más utilizados fueron: acercarse al profesional; acercamiento a los programas de asistencia social en menor grado, y finalmente el aspecto religioso.

Casi la mitad de las adolescente fueron incapaces de redefinir el problema (comprender su magnitud), el 53 por ciento de las adolescentes no percibieron apoyo de su familia, el 38 por ciento de las jóvenes tenía su valores morales alterados, el 38 por ciento manifestaba poca satisfacción con la vida. Asimismo, más de la mitad de las adolescente tuvieron bajo rendimiento académico y sus padres tenía puestos laborales poco remunerados siendo el padre únicamente el aportador.

Finalmente, la doctora Espinoza Miranda recomiendó establecer una mejor comunicación con los hijos, con rutinas familiares (convivencia familiar, charlas, comidas, paseos) y la búsqueda de apoyo profesional como médico familiar y psicólogo, para evitar la repetición del problema en el núcleo familiar y fortalecer permanentemente los los valores morales en la familia y en la sociedad para generar ciudadanos responsables de sus acciones.w