Periodico Express de Nayarit
Inicio

No es lo mismo aventar fregadazos que combatir al narcotráfico: FJCF

El senador Francisco Castellón hace un recuento de aciertos y pérdidas en el combate al narco, su balance no es halagüeño en general aunque su esperanza está en entidades como Nayarit donde hay posibilidades de hacer las cosas mejor.

2007 / 06 / 21

Jalcocotán, Nayarit/Junio 20.- de 2007.- La cifra de 25 ejecutados en un día ya no escandalizó a nadie la semana pasada. Antes, el 18 de abril, la Jornada publicaba una elocuente numeralia: Recuento del día: en Estados Unidos, 33 ejecuciones; en Irak, 13; en Afganistán 9 y en México 23. “Ahí la llevamos” remataba la Rayuela. Todo parece indicar que la sociedad ha rebasado el límite del hartazgo sin que las autoridades puedan decir cómo y cuánto tiempo más durará este clima de enfrentamiento e intranquilidad antes de mostrar los primeros resultados positivos en la lucha contra el narcotráfico.

En entrevista concedida a Express, el senador Francisco Javier Castellón Fonseca habla de la “guerra” emprendida por el Gobierno contra el narcotráfico, el alto costo que está pagando la ciudadanía y de las repercusiones sociales antes de sea erradicado un problema que golpea a todos en más de un sentido.

Senador, ¿Qué visión se tiene en el extranjero acerca de la violencia que se vive en México a causa del narcotráfico?

-- En Europa están viendo con preocupación los procesos de militarización y ven con preocupación la proliferación del narcotráfico como uno de los fenómenos sociales que parecería es imparable. Hay preocupación, porque México ocupa en la geopolítica internacional un lugar preponderante para el esquema de seguridad hemisférica de los Estados Unidos y para el contexto de Seguridad de todo el mundo.

¿Es correcto llamarle “guerra” al combate al narcotráfico?

-- Incorrectamente se le ha llamado guerra; el propio señor (Felipe) Calderón ha adoptado un lenguaje marcial, no la gente en la calle. Él inició una guerra sin consultarle a nadie, y dice: no damos cuartel, ocuparemos plazas, esperaremos los muertos que sean necesarios. Es evidente que el lenguaje militarista está predominando en el Gobierno.

3.- Ahora que nos ocupa el combate al narcotráfico ¿El Gobierno federal está haciendo lo correcto al utilizar al Ejército?

-- No creo que sea lo correcto, lo he dicho varias veces. El Ejército debe de asumir otro tipo de tareas. El Congreso no ha aprobado la salida del Ejército a las calles, ni la suspensión de las garantías individuales; que todo parece indicar que se están violando. Fue una decisión unilateral.

El Congreso de la Unión, es especial el Senado, ¿ha discutido si la estrategia del Presidente es la adecuada para acabar con el narcotráfico?

--Sí se ha discutido, incluso en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión se le pidió al Presidente que retire al Ejército de labores policiacas y se apegue a la Constitución, sin menoscabo del combate al crimen organizado. Las labores policiacas deben ser hechas por cuerpos civiles.

A casi un año de enfrentamientos y cientos de muertes ¿Cuándo le pedirá el Poder Legislativo al Ejecutivo que haga un balance de pérdidas y logros en esta “guerra” contra el narcotráfico?

--Sí se ha hecho un recuento, y el saldo no es positivo. Hay menos detenciones que en el mismo periodo del año pasado y el doble de muertos. Han ocurrido casos de afectación a la población civil, como en una guerra (como el caso de la familia de Sinaloa) eso puede repetirse no sé cuantas veces a lo largo del país si no hay un esclarecimiento de la lucha en contra del narcotráfico y una evidente estrategia que parece que no existe ahora. Tengo claro que es un golpe mediático para demostrar que el Gobierno de Calderón es fuerte, que tiene el control, pero en efectividad se está demostrando que no es así.

Dos de cada 10 mexicanos apenas si confían en los políticos, partidos, instituciones y llevamos más de 20 años de muy bajo crecimiento económico. En su opinión ¿esta “guerra” cómo impacta la macro y micro economía y la confianza ciudadana en sus instituciones?

--Es evidente que la puesta en marcha de los operativos antidrogas, en un primer momento fue bien aceptados por la población –como sucedió el primer mes- pero conforme está pasando el tiempo y no se ven golpes (acciones) efectivos causa más zozobra que seguridad. Tarde o temprano también afectará el clima para la inversión en México. Imagine todo lo sucedido en Acapulco, Guerrero o Michoacán; seguramente hay una baja muy importante del flujo turístico hacia esos lugares. Y en cuanto a la confianza, las dos instituciones que más confianza le daban al ciudadano (el Ejército y la Iglesia) están siendo seriamente cuestionadas, y eso mete en predicamento el esquema de valores de este país.

¿Han discutido los senadores hasta cuándo seguiremos los ciudadanos sosteniendo corporaciones policiacas corrompidas e infiltrada por el narcotráfico en tanto el Ejército hace el trabajo que le corresponde a aquellas?

-- Sí, es tema de discusión. Pero también discutimos el costo de toda esta campaña publicitaria, de la campaña militar, de esta falta de confianza en las instituciones policiacas. El costo de la corrupción en México, derivado de la forma de actuar del crimen organizado es muy alto, equivalente a varios puntos del Producto Interno Bruto (PIB). Y no es el costo de lo que corrompen a las policías municipales para que funcione una narcotienda, no. Es incluso el costo de cómo ingresan al mercado financiero internacional grandes flujos de capital que están en el narcotráfico. Están atacando solamente a los esbirros, a los pistoleros, y los grandes manejadores de los circuitos financieros no han sido tocados.

Y qué Propone el Senado de la República?

--Lo que se proponga será producto de la Reforma del Estado, donde seguridad, cuestiones hacendarias y fiscales tengan que ver. El asunto de la seguridad es fundamental para que este país funcione y el asunto hacendario-fiscal para que sea más equitativo; porque aquí quien paga impuestos son los asalariados, y los grandes capitales, los grandes consorcios son los que evaden esa responsabilidad.

Me parece que las medidas deben darse a corto, mediano y largo plazo.

Hay una medida a corto plazo que debió haberse antes, es el mapeo de dónde están actuando las mafias organizadas. Se debió infiltrar a los grupos delincuenciales para tener clara su forma de actuar… pero eso es una estrategia que parece que no tienen y sólo se están yendo a lo obvio. Creemos que el gran problema es cómo enfrentar la responsabilidad de un problema de esta naturaleza y que se ha evadido.

La “guerra” contra el narco tiene un solo frente, descuidando el consumo de drogas hasta por menores de edad, tampoco se atiende la rehabilitación de adictos y la relación del narco con el lavado de dinero, secuestro, tráfico de personas y de armas ¿eso será tema de otra “guerra” larga y costosa?

--No se está tocando nada, ni se está atendiendo la integralidad del problema. Cómo es posible –se pregunta a sí mismo- que el Gobierno diga: vamos a la guerra. Es una estrategia solamente para aventar fregadazos. Están enfocados en un solo frente y no están atendiendo el frente educativo, el social, el frente económico. Tampoco se está atendiendo el empleo en zonas urbanas y rurales donde hace falta y hace que la gente esté sembrando marihuana en los cerros o participando en secuestros.

Aparentemente Nayarit no está viciado, o lo está en menor grado ¿es posible tomar alguna ventaja de esta situación?

-- Sabemos que sí hay droga y gente armada, sin embargo los niveles de violencia o confrontación entre mafias son muy bajos, ¡y qué bueno!, ojala ese contexto de violencia que hay a nivel nacional no alcance a Nayarit.

Aquí el asunto es preventivo. La ventaja que se puede tomar es un reforzamiento de las acciones educativas, culturales y deportivas; ojala el Gobernador Ney González utilizara un espacio de la promoción de los valores (radio televisión y carteles) para decirle a los jóvenes cuáles son los riesgos de drogarse.

Y sí, se puede tomar ventaja. Se puede aprovechar planteando a los diferentes niveles de Gobierno la estrategia integral de combate al tráfico de drogas. El problema no es sólo de las autoridades federales. El problema educativo en las escuelas, la vigilancia afuera de las escuelas, el problema de decirles a los jóvenes que tomar drogas es malo debe ser asumido por las autoridades locales. Hasta en los antros debe de haber una campaña de “¡Di no a las drogas!”

¿Considera que está bien empleado el dinero destinado a la lucha contra el narcotráfico? Transparencia Internacional dice que la corrupción y la delincuencia es cuantificable, su equivalente es el 10% del PIB, son 10 centavos por cada peso aportado por los que trabajamos y pagamos impuestos ¿No es mucho dinero?

--Cierto, es muy duro el dato y lo peor es que no se ve ese dinero y no se ven resultados; Nada más por comparar, México gasta en Ciencia y Tecnología 32 mil millones de pesos (0.33 del PIB). El 1% son cerca de 97 mil millones, el 10% es algo así como un millón de millones de pesos. Parece que todo lo estamos echando en saco roto.

Una sociedad que es víctima y rehén de la delincuencia y narcotráfico lo primero que pierde es la esperanza en el futuro ¿será este el último y más alto costo que paguemos los mexicanos?

-- No sólo eso, también está por separado la pérdida de la esperanza y la pérdida del futuro, también está la corrupción en todos en todos sus ámbitos.

Castellón Fonseca forma parte del grupo parlamentario del PRD; es presidente de la comisión de Ciencia y Tecnología; es secretario en la Comisión de Educación e integrante de las de Desarrollo Regional y Fomento Económico. El ex rector de la UAN también participa como integrante en la Comisión Especial para determinar las causas del bajo financiamiento para el desarrollo y del elevado monto de la deuda pública y sus instrumentos y en la de Agroindustria Azucarera.