Periodico Express de Nayarit
Inicio

Significado y consecuencias de la Ley del ISSSTE

2007 / 05 / 29

Acaponeta, Nayarit; mayo 29. (Juan Fregoso).- La nueva ley del ISSSTE expresa el avance, una etapa más, de un proyecto articulado de reformas, para entender esta situación es necesario hacer cuando menos un somero análisis histórico. En 1981 Chile reforma su sistema de seguridad social al establecer en su régimen pensionario un sistema de capitalización individual con administración privada, en sustitución al sistema de repartición administrado por el estado; en 1983 México inicia las reformas estructurales o reformas de adecuación al proyecto neoliberal; en 1992 se establece el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), el primer mecanismo de ahorro como forma complementaria a la pensión, constituyendo el primer ejercicio de capitalización individual que cimenta la privatización y mercantilización de cuotas; en 1993 la Coparmex difunde su análisis sobre la problemática al cumplimiento de las pensiones y jubilaciones bajo el sistema de repartición; en 1994 el Banco Mundial (BM) propone reformar los regímenes de jubilación implantando el sistema de capitalización individual. Entre 1995-1997 se lleva a cabo la reforma e implementación de la nueva Ley del IMSS, se abandona el régimen de repartición y se adopta el de capitalización individual con administración privada; en 2002 y a iniciativa del ex presidente Vicente Fox, se reforma la ley del (SAR) y se marca la apertura del sistema pensionario del ISSSTE al manejo de las Afores, en tanto que en el 2003 la FSTSE sobre el tema de pensiones, el resolutivo propone la creación de una Afore Pública; en el 2004 el IMSS reforma su ley la cual se limita a puros trabajadores del Instituto, se ajusta, pues, al régimen de jubilaciones y pensiones de trabajadores y el sindicato crea su Afore siglo XXI.

El Banco Mundial prepara una extensa campaña de información a fin de que las expectativas se ajusten a la realidad de que las promesas antiguas son perjudiciales a la economía e imposibles de cumplir; los medios masivos de comunicación “desatan” la “guerra de las pensiones” o el llamado “terrorismo mediático contra las pensiones.”

En el presente año (2007) se aprueba e implementa la nueva ley del ISSSTE, se homologan los sistemas de jubilación IMSS-ISSSTE y el sindicato crea su Afore Pensionissste. Faltan PEMEX, CFE, Luz y Fuerza del Centro (LFC), Universidades públicas y continuación de la reforma hacendaria, laboral y educativa.

Las repercusiones de la nueva ley del ISSTE son las siguientes: suprime las conquistas laborales, establece el alargamiento de la vida de trabajo e instrumenta mecanismos que restringen el derecho a la pensión, fijan el beneficio del monto de la pensión en equivalencia al pago de cuota/aportaciones realizadas. Abandona un modelo de seguridad en el que las instituciones (IMSS, ISSSTE) dejan de ser social.

Instrumentos de política social para funcionar como instrumentos financieros, en donde al trabajador no se le contempla como ser humano al que deberá potenciar sus capacidades y calidad de vida, sino como simples ahorradores que facilitan la acumulación de capital para los grupos financieros. El modelo implícito ante la ley expresa la concepción neoliberal que considera el bienestar social como una responsabilidad individual y como un ámbito de negocios privados y aunque no manifiesta el costo de la transición, es decir, los costos fiscales de la reforma, que no son otra cosa que el costo de la privatización del sistema de pensiones, constituye un subsidio indirecto a las Afores ya que el erario público federal se hará cargo del pago de la cuota social; el pago para la contratación de la pensión mínima garantizada; el pago de las pensiones en curso al entrar en vigor el nuevo sistema; el pago de la pensión de aquellos que eligen jubilarse sin el beneficio del bono y el pago del bono ilusorio.

En lo que se refiere al Pensionissste, se afirma que al igual que la Afore siglo XXI para el sindicato del IMSS, da cuenta de la concesión del gobierno a la burocracia central de la FSTSE por su “colaboracionismo efectista” de sindicato corporativizado. El centro de atención para acumulación de capital se ubica en el nuevo seguro de retiro, cesantía en edad avanzada y vejez. Esta nueva ley de corte fascista lesiona predominantemente a la mujer ya que su presencia numérica es mayor a la de los varones, esto es, por cada seis hombres hay diez mujeres que resultarán afectadas. El seguro de salud y su pretendida “calidad” se reduce a un enunciado propositivo si consideramos que el sector salud mexicano, está integrado por el seguro de enfermedades y maternidad del IMSS; el seguro médico del ISSSTE y el seguro popular de salud se encuentra en un proceso de “nueva arquitectura” financiera. Así las cosas, sólo nos resta esperar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación haga prevalecer el estado de derecho, ante la infinidad de demandas de amparo interpuestas contra esta ley anticonstitucional.