NO MÁS ABORTOS CLANDESTINOS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

NO MÁS ABORTOS CLANDESTINOS

Por lo visto el tema del aborto es el cuento de nunca acabar o la historia sin fin, pues un día sí y otro también sale a relucir por el motivo que sea en todo tipo de reunión o plática por más espontánea que sea debido a que se sabe de alguien que es un criminal y que mató a niños o a mujeres, etcétera, y para pronto no falta quien diga que a “ese” lo habrían de haber abortado o que a tipos como esos tan crueles en el rancho los matan cuando nacen.

En el periódico La Jornada en su edición de este domingo 27 aparece una nota firmada por Laura Poy que informa sobre otra marcha en contra del aborto con las mismas peticiones de siempre: ¡no al aborto!

Esto viene a confirmar que por más marchas de protesta en contra del aborto que haya, los abortos se seguirán dando, pues es probable que en este momento estén naciendo niñas que dentro de 15, 20 o más o menos años tengan que recurrir a este tipo de prácticas por diversas circunstancias de su vida, así que tal vez que quienes se pronuncian en contra del aborto probablemente nada más piensen en la vida del posible ser humano al que no se le da oportunidad de nacer; pero no piensan tal vez en la salud de las mujeres que por equis causas se ven en la necesidad de abortar, porque queda claro que la mujer que recurre a esto no lo haga por gusto y que lo lleve a cabo carcajeándose y menos que lo esté haciendo a cada rato. Así que si de antemano ya se sabe que seguirá habiendo abortos no nada más en nuestro país sino en la mayor parte del mundo, entonces lo mejor sería aprobarlo con todas las de la ley para que quienes lo lleven a la práctica no tengan que hacerlo en un cuarto insalubre y con utensilios sin esterilizar y con el consabido riesgo de que se complique la cosa y nada se pueda hacer para contener una posible hemorragia o una terrible infección, etcétera.

¿Qué no sería mejor adaptar en los actuales hospitales del Sector Salud salas especializadas y con personal calificado para atender a las mujeres propensas a abortar? Y además, crear nuevos hospitales para tal fin, ya que así se evitarían riesgos innecesarios y se generarían empleos para médicos, enfermeras y demás personal que hace funcionar un hospital.

Porque no es por romanticismo ni nada por el estilo, pero de que se seguirán dando abortos ya sean espontáneos o a propósito es un hecho, por más leyes que haya en contra o por más críticas al respecto o por más que se satanice el aborto, éste seguirá existiendo por los siglos de los siglos, por lo que lo mejor para la misma humanidad sería legalizarlo con todas las de la ley para que quien desee hacerlo lo haga bajo las atenciones adecuadas y evitar riesgo para la mujer que lo pretenda hacer.
En nuestro país rige el Estado Laico; sin embargo, quienes más satanizan el aborto y pretenden que se prohíba a toda costa se atienen precisamente a sus creencias religiosas, y lo que es peor, muchos de los legisladores le hacen más caso a sus propias creencias que a la misma naturaleza de las personas que por algo, recurren a la práctica del aborto.

La Iglesia Católica es la que más influye entre sus feligreses cuando se habla de abortos y muchos de estos feligreses se dejan ir por lo que les dicen sus pastores al respecto y muchos hasta se violentan y amenazan a quienes están a favor del aborto, incluso entre los mismos creyentes católicos o de otras iglesias, hay feligreses que en ciertos aspectos se pronuncian a favor del aborto o mujeres creyentes en alguna religión que se dicen tener capacidad de decidir por sí mismas.

Y a propósito de Iglesias, si alguna de ellas no quiera que haya más abortos en nuestro país, pues que edifiquen orfanatos y hospicios en donde críen a los bebés que hayan parido mujeres a las que les lavaron el cerebro para que no abortaran, y que por no poder mantener a ese bebé o por no querer hacerse cargo del mismo, lo deje en esas casas creadas ex profeso por alguna de las Iglesias y ahí los eduquen hasta llegar a la mayoría de edad dándoles la posibilidad de estudiar una carrera, pues esto sería mejor que hacer parir a una mujer que no quiere la gestación y que por las creencias aun así tenga a su bebé y que después lo abandone en la calle y si se logra su infancia la pase en las alcantarillas o en las banquetas o sea, en la vil calle, tal y como lo hacen hoy en día muchos niños que por alguna razón se han criado en la calle y sin que nadie se haga cargo de ellos que tal vez, fueron fetos no deseados, pero obligados a tener que nacer.

Sea pues. Vale.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario