NECROPOLÍTICA TEATRALIZADA

PERFIL Y PORTADA DE LA CULTURA EN NAYARIT
Shantal Contreras

Yo conozco a los asesinos.
Los he visto saludar desde balcones palaciegos…
Rodolfo Amezcua del Río, Silencio presentido.

Un hombre delgado, vestido de negro, barbado, de pelo hirsuto, salió del Ex convento de la Cruz con una lata renegrida en la mano, se paró ante una mampara rectangular encadenada a un poste de luz, puso sobre el suelo la lata y lanzó un fósforo encendido. La palabra teatro se desveló tras la ondulante flama.

No es un anuncio luminoso, es un perro guardián. Me dijo y sonrió. Antes de regresar al ex convento, el hombre se detuvo en la puerta y me preguntó:
–¿Vienes a ver la obra?

–No

–¿Quieres verla?

–No traigo dinero

–No importa, aquí solo paga quien puede hacerlo. Entra, y si te gusta, ven a ver todas las funciones que quieras. Solo tienes que decirle a la muchacha de la entrada que no traes boleto. No está permitido entrar después de la tercera llamada. Comenzamos en 40 minutos.

Corrí hasta casa de la abuela, le pedí permiso a mamá y regresé a ver la función de teatro. Tenía apenas 13 años cuando entré por primera vez al Foro Fray Junípero Sierra, hoy, Foro Rodolfo Amezcua del Río, ubicado al interior del Ex convento de la Cruz. A esa edad, ya tenía un acercamiento al teatro. La Tita, hermana de mi padre radicada en Guadalajara, nos llevaba a mi hermana la flaca y a mí a ver obras de títeres y musicales infantiles. El teatro que conocía estaba lleno de fantasía, de color. El teatro que me presentó el hombre de la cabellera hirsuta aquella tarde era oscuro, sobrio, doloroso, pero sin duda, fascinante para una adolescente que comenzaba a tener conciencia de la tragedia que es la vida. Al finalizar la obra, apareció el hombre que prendió la lata con petróleo para iluminar la cartelera de la Compañía de Teatro del Estado de Nayarit, su nombre era Rodolfo Amezcua del Río.

En 1988, cuando Celso Humberto Delgado era gobernador de Nayarit, Rodolfo fundó junto con la actriz Rosalba Esparza la Compañía de Teatro del Estado de Nayarit, la cual, dirigió hasta su muerte, acaecida en el año 2002. A partir de esa fecha, la dirección de la compañía pasa a manos de su cofundadora Rosalba Esparza. El foro teatral Fray Junípero Serra, cambia su nombre a Foro Teatral Rodolfo Amezcua del Río, para guardar, merecidamente en la memoria de ese espacio y de quienes lo habitamos, el nombre de un hombre que marcó positivamente no solo la escena teatral de Nayarit sino el desarrollo de la cultura en el estado.

El 21 de septiembre del año que corre, Antonio Ruíz, director del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit (CECAN), publicó en su cuenta personal de Facebook una fotografía en la que aparece sentado en las escaleras del CECAN en compañía de 16 productores culturales de las artes escénicas en Nayarit. La imagen fue publicada con el siguiente pie de foto: “Histórico, el teatro en Nayarit hace unidad para impulsar la Compañía del Estado”.
(https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10212446983271296&set=a.10200247139442825&type=3&theater)

¡Bravo! ¡Bravo! ¡Bravo! Después de 30 años de infatigable lucha para mantener viva la Compañía de Teatro del Estado de Nayarit, su directora y cofundadora, Rosalba Esparza, dejará de mendingar presupuesto. ¡Esos son verdaderos ejemplos de solidaridad gremial y voluntad política! pensé, después de leer el posteo del director del CECAN, quien además, es conocido popularmente como Coco, un mimo parlante, amigo de todos.

La segunda noticia histórica para el teatro nayarita, apareció en Facebook el lunes 15 de octubre en la página “De Aventura”. En la producción audiovisual de Jesús Escalante titulada “Cayó el telón”, Rosalba Esparza y algunos de los actores de la Compañía de Teatro del Estado de Nayarit, manifiestan respetuosamente la inconformidad que les causa la destitución de Rosalba Esparza, fundadora, actriz y directora de la compañía. (https://www.facebook.com/yostaldeaventura/videos/vb.956397707730836/179824309566759/?type=2&theater). A la fecha, Antonio Ruíz, director del CECAN, no ha informado a la sociedad los motivos por los que el consejo ha decidido quitarle la Compañía de Teatro del Estado a Rosalba Esparza, quien además de haberla creado, la ha mantenido viva por 30 años. ¿Quién vendrá a “impulsar” ahora a la compañía? ¿Con cuál experiencia? ¿Qué parámetros de evaluación se fijó Antonio Ruíz para determinar el despido de Rosalba Esparza, si el Estado tiene años sin designarle presupuesto a la compañía, y esta, en cambio, sigue formando actores, público y produciendo teatro? La Compañía de Teatro del Estado, es el tercer proyecto sustantivo que esta administración menoscaba brutalmente. Los otros dos, te recuerdo, son el Ballet Mexcaltitán y la Biblioteca Pública “Everardo Peña Navarro”, ubicada en el Parque Alameda.

Esta semana inicia el 15º Coloquio Integral de Teatro Alternativo (CITA). El martes 30 de octubre a las 18:00 horas, en el micro foro Jorge Ramírez se presenta la Compañía de Teatro del Estado Rodolfo Amezcua y Rosalba Esparza, con “El instante, el vacío”. A mi juicio, este acto es un hermoso ejercicio de resiliencia, contra el silencio que también es una forma de violencia no exclusiva del Estado. ¡Mierda!