NECESIDADES ESPIRITUALES EN ENFERMOS TERMINALES

Juan Carlos Pérez López (Pasante Lic. en Psicología)

El paciente o enfermo terminal es un término médico que indica que una enfermedad no puede ser curada o tratada de manera adecuada y se espera como resultado la muerte del paciente dentro de un corto periodo de tiempo. Cuando el paciente está consciente de que está en este proceso terminal surgen necesidades psicológicas y espirituales que deben ser cubiertas para cuando llegue la muerte sea lo más tranquila posible y lograr que el paciente muera con tranquilidad.

EL CONCEPTO DE NECESIDADES ESPIRITUALES
“Necesidad de las personas, creyentes o no, de la búsqueda de un crecimiento del espíritu, de una verdad esencial, de una esperanza, del sentido de la vida y de la muerte o que están deseando todavía trasmitir un mensaje al final de su vida” (C. Jomain).

La espiritualidad forma parte de las necesidades humanas, este término ha sido poco estudiado, y uno de los factores de que no se haya estudiado a profundidad es que estamos inmersos en una época científica donde no se niega la existencia de la espiritualidad, pero la ciencia se enfoca más en comprobar hechos y se deja de lado el sentir del paciente terminal.

Dentro de las necesidades espirituales podemos enlistas las siguientes:
-Ser reconocido como persona: Experimentar ser digno independientemente de cómo se encuentre físicamente por la enfermedad, ser tomado en cuenta para la toma de decisiones en sus últimos días de vida.

-Releer la propia historia de vida: Hacer un repaso de lo que vivió, ponerle un sentido a los sus hechos, escribir su último capítulo de su vida. “Ahora deseo”, “confieso que viví”.

-Necesidades de encontrar un sentido a la vida y a la propia muerte: “Qué cosas buenas hice”, “qué dejo”, “qué me llevo”.

-Liberarse de la culpa, perdonarse: Autoperdón, poner en orden los propios asuntos, pedir perdón a familiares o amigos en caso de que sea necesario.
é
-Esperanza auténtica, no falsas ilusiones: Surge la necesidad de que siempre se le hable con la verdad respecto a su enfermedad, no con mentiras y falsas esperanzas respecto a su diagnóstico.

-Expresar sentimientos y vivencias religiosas: Desahogarse con preguntas religiosas dependiendo las creencias de cada paciente, cultivar la relación con Dios.

Cuando se tiene un familiar con una enfermedad terminal en casa se debe tener en cuenta que esta situación tiene afectaciones psicológicas tanto al paciente enfermo como a la misma familia. Se tienen que hacer adecuaciones en la forma de vivir en todo el círculo familiar, ya que la enfermedad traerá consigo cambios en todos los integrantes de la familia, tanto emocionales como manera de vivir.

Otra variable que se tiene que tomar en cuenta es la edad del paciente, la repercusión psicológica y espiritual va a cambiar de acuerdo con la edad del paciente, no va ser la misma espiritualidad y nivel de entendimiento de un niño, a la de un adulto mayor, así como también la repercusión de la familia va a variar de acuerdo a la edad del paciente enfermo, ya que de acuerdo al proceso biológico del ser humano se espera la muerte en la adultez, por lo que cuando un niño o un joven enferma con una enfermedad terminal el proceso de aceptación del paciente y de la familia tiende a ser más complicado y doloroso.

Dentro de las sugerencias de tratamiento emocional para el enfermo terminal está el “ACOMPAÑAMIENTO”. El acompañamiento cura la soledad, evita pensamientos irracionales respecto a la enfermedad y el dolor, promueve los valores, el paciente deja de ser visto solo por la cuestión biológica.