NECESARIA UNA AUDITORÍA A FONDO EN LA UAN

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Existe la posibilidad de que haya un mensaje subliminal por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el recorte al presupuesto de las universidades públicas, incluida la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), y que a lo mejor los rectores de estas escuelas no han alcanzado a descifrar el mensaje que podría ser de que mientras no muestren y demuestren los egresos de los ingresos públicos, el recorte seguirá. De ahí que por lo mismo, AMLO haya dicho públicamente que no aceptará chantajes.

Y desde luego que no se pueden esperar chantajes de universidades que podrían no tener la calidad moral para reclamar más recursos mientras no aclaren de bien a bien el porqué de sus carencias y dificultades para enfrentar sus gastos que prácticamente vendrían a ser los mismo desde su fundación y que hasta hace pocos años no habían enfrentado crisis económicas como hoy en día. Se entiende que podría haber crecido la planta laboral, pero a la par se supone que también los ingresos.

Ahora con el conflicto de la UAN, han comenzado a resurgir las voces y rumores respecto a que existe un enorme número de aviadores que cobran sin trabajar y no nada más de personal que tenga algo que ver con la universidad, sino ahora se habla de que hay gente que no pertenece en forma alguna a la UAN pero que tiene su quincena asegurada ahí. Así que por qué no se depura el patrón de pagos o se realiza una auditoría a fondo para comprobar en qué y cómo se van los recursos que entran a la UAN.

A los pensionados del IMSS anteriormente se les exigía la llamada supervivencia, por lo que todos los pensionados tenían que acudir cada seis meses para firmar y aclarar que seguían vivos, sin embargo, y afortunadamente esto ya se suprimió y qué bien, porque había y hay, pensionados con dificultad para caminar o que ya no pueden hacerlo, otros que ya están postrados en cama y otros más que no tienen o cuentan con familiares que tengan tiempo de acompañarlos a acudir a la supervivencia mentada. Así que para evitar toda esta fatiga para los pensionados, se les requirió actualizar sus datos personales y por medio de un estudio y algún tipo de método ahora se sabe si siguen vivos o no para así seguirles depositando su pensión o no. Y en caso de que a algún pensionado del IMSS se le suspenda su pago estando aún vivo, pues tiene que acudir a la ventanilla correspondiente a reclamar por qué no se le depositó el dinero de su pensión, y una vez aclarado el asunto se le deposita su dinero y listo.

Así que por qué no se detienen los pagos a profesores, académicos, catedráticos y demás personal que recibe pago de la UAN, para que tengan que acudir a ventanillas especiales a verificar sus datos y que demuestren en dónde están dando clases, cuánto perciben y desde luego, cuántas horas de servicio tienen asignadas; igual con el demás personal dentro de la UAN, que demuestre en qué se ocupa y cuánto percibe. Y a los que se digan que están o son comisionados de algo o para alguien, que se les deje de pagar en caso de que dichas comisiones sean nada más justificación para ganar sin trabajar. Y en la misma forma, cortarles el agua a quienes tengan un año o más sin pararse en un aula a dar clases, sea quien sea; y por supuesto, a los exrectores revisarles sus pensiones vitalicias para ver si van de acuerdo a lo que tienen que percibir y si no está multiplicada o es indebida esa pensión. Y ya en un sueño guajiro o utópico si se quiere, obligar a toda la gente que recibió dinero de la UAN sin trabajar, que regresen hasta el último centavo porque en todo caso hasta podría tipificarse como un vil robo o un fraude específico entre varios involucrados.

Desde siempre se ha hablado que existen aviadores no nada más en la UAN, sino en la mayoría, si no es que en todas las demás del país y hasta en las dependencias gubernamentales; pero como nos estamos refiriendo a la universidad en este caso, los pagos que supuestamente se hacen a gente que no trabaja en la UAN pero que percibe algún tipo de salario o sueldo, significan una enorme sangría para las arcas universitarias y, obviamente que si ahora el presupuesto ya no alcanza, podría ser porque la nómina de aviadores ha crecido demasiado, tanto así que ahora se ha vuelto por demás insostenible.
Ahora bien: se supone que todo el dinero que entra a la UAN está registrado y en algunos casos hasta etiquetado, ¿entonces por qué no aparece ese dinero? Y de lo que se dice que se desvió, pues que se busque; de ahí la auditoría.

Sea pues. Vale.