NAYARIT MAL

Tepic//Héctor Gamboa Soto
El gobierno estatal de Nayarit, ya sea por sus acciones u omisiones, está creando un caldo de cultivo para generar malestar social con consecuencias previsibles en el próximo proceso electoral.

Las mal llamadas “reformas” a las leyes burocráticas y orgánica de la UAN dejaron malestar entre los trabajadores sindicalizados.

La falta de pagos y prestaciones en el sector salud, educativo y diferentes dependencias crearon inconformidad entre miles de trabajadores. El peor caso es el de los universitarios, que tuvieron que pasar un fin de año sin posibilidades de cumplir con compromisos familiares.

Las obras del centro crearon malestar, obvio, entre ambulantes y cientos de comerciantes establecidos por lo mal planeadas y mal ejecutadas.

Los nulos apoyos al campo, la falta de capacidad para atender contingencias climáticas catastróficas para los cultivos. La carencia de medicinas en todos los hospitales. Por ejemplo, en el instituto de la Vivienda, a quienes están contratados se les ha dicho que pueden ser despedidos debido a que no hay certidumbre económica para pagar sus sueldos a partir de esta quincena.

Y si le suman los hechos violentos como el ocurrido a Rodrigo González Barrios, pues estamos muy jodidos. Ni yendo a rezar a Chalma.