MEDIDAS DRÁSTICAS EN LA UAN

MEDIDAS DRÁSTICAS EN LA UAN
Rafael Morales D.

Una de las medidas tomadas por la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal para rescatar a la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) de la crisis económica en la que está sumida, es realizar una auditoría para establecer un diagnóstico real de la situación financiera de la máxima casa de estudios de la entidad, en la que estará incluida la revisión de la nómina con el propósito de tomar acciones drásticas si aparecen nombres de quienes se niegan a devengar su salario, es decir, los “aviadores”.

De igual manera, se espera que en el diagnóstico que surgirá de la citada auditoría también salgan a relucir las cosas que en la UAN se demandan, como son las horas y las plazas no reconocidas, así como el incremento al subsidio estatal que es tan necesario para que la comunidad universitaria continúe con sus actividades.

Aunque es lamentable, tuvo que intervenir el gobierno federal, a través de la SEP, para rescatar a la UAN del desorden administrativo y financiero en la que la dejaron autoridades universitarias pasadas, las cuales se despacharon con la cuchara grande y provocaron prácticamente la quiebra de esta institución educativa, ante la complacencia de los sectores universitarios que no hicieron nada para evitar el quebranto financiero de la universidad, y que, probablemente, se vieron beneficiados de alguna manera con esta situación, pues es del dominio público que tradicionalmente han recibido canonjías para no generar conflictos que alteren la aparente calma en la UAN.

En ese sentido, ojalá que la mencionada auditoría arroje datos concretos sobre los “apoyos” al SETUAN y al SPAUAN, así como a la FEUAN, y en lo sucesivo se evite el desvío de recursos económicos para mantener el control sindical y estudiantil, pues es preferible canalizar dichos recursos a consolidar académicamente a la universidad y a impulsar proyectos de investigación científica y tecnológica, en los cuales la UAN ha destacado, pues hay excelentes investigadores en esta institución que podrían aportar mucho al desarrollo de Nayarit si verdaderamente se estimula su labor.

La iniciativa presentada en el Congreso del Estado para reformar la Ley Orgánica de la UAN, constituye una excelente oportunidad para reforzar la vinculación de esta institución con las actividades económicas de la entidad, por eso la importancia de realizar foros de consulta, donde no solo participen los universitarios, sino todos los sectores de la sociedad con el objetivo de incorporar propuestas que fortalezcan la universidad en todos los ámbitos.

Por lo pronto, todo parece indicar que la reestructuración de UAN irá a fondo, pues hay voluntad política tanto de las autoridades universitarias como de los gobiernos federal y estatal. Seguramente habrá reacciones virulentas de quienes vean afectados sus “intereses”, pero hay que asumir los riesgos y acabar de tajo con los vicios que condujeron a la actual crisis de la máxima casa de estudios de Nayarit.