MALA SEÑAL PARA LA ENSEÑANZA PRIMARIA

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

MALA SEÑAL PARA LA ENSEÑANZA PRIMARIA
Preocupante que ahora se haya dado a conocer a la opinión pública que ya no serán reprobados los alumnos de primero y segundo año de primaria y a los de primero de secundaria pasarlos de grado así hayan reprobado hasta cinco materias; aunque según algunos profesores, esto ya tiene tiempo aplicándose desde que se les hizo llegar una especie de circular en donde se sugería que ya no hubiera alumnos reprobados, y que ahora ya no es sugerencia sino una disposición.

De hecho, en la secundaria muchos de nosotros pasábamos al grado inmediato superior debiendo hasta tres materias que posteriormente revalidaba o pagaba uno y listo; sin embargo, es poco probable que alguien haya pasado al grado superior debiendo cinco materias, pero quién sabe, tal vez en algunas secundarias de otras entidades del país.

El problema es que si de por sí estamos como estamos en cuestión de enseñanza, ahora con esta implantación de no reprobar a los alumnos de primero y segundo año de primaria y cuyo mérito para pasar de año será más que suficiente la pura asistencia, pues sí que es más que preocupante debido a que como por ejemplo, en el magisterio hay de todo y por lo mismo muchos profesores han sido cuestionados en su preparación; y si bien hay unos que merecen todo el respeto del mundo por su dedicación y empeño al impartir sus clases, desde luego que existen también profesores que nadan de a muertito únicamente esperando puentes, fines de semana y vacaciones para salir del paso; y esto es lo que más atención debería de llamar porque si ya no se les va a exigir que enseñen a los alumnos de estos primeros años de la escuela básica, pues posiblemente lo consideren los malos profesores como una carga menos en sus hombros más que el de nombrar lista de asistencia y tan, tan; pero el meollo del asunto es qué van a hacer los escolares que no aprendan nada en primero y en segundo cuando lleguen al tercer grado de primaria sin saber leer ni escribir y mucho menos hacer cuentas; ¿ahí se irán a quedar en el tercer año hasta que aprendan de bien a bien todo lo que no les enseñaron o aprendieron en los dos primeros años de enseñanza?

Hoy en día se topa uno con muchos jóvenes de la preparatoria con mucha falta de cultura general, ya no se diga de secundaria y primaria; y como si leyeran un machote preconcebido, la respuesta a cualquier tipo de pregunta que no saben responder, dicen de inmediato que eso no lo han visto o no se los han enseñado. Recuerdo cierta vez que a uno de mis ahijado que ya es todo un padre de familia, cuando me presumió que ya estaba en tercero de secundaria le pregunté de inmediato que quién era Adolfo López Mateos, y volteando la vista hacia el cielo como tratando de buscar la respuesta en las nubes, me respondió que no sabía quién era ese señor, entonces le digo que era centro delantero del Cruz Azul, y para pronto protestó diciéndome que en ese equipo de fútbol no jugaba ningún Adolfo López Mateos y a continuación me dijo toda la alineación de dicho equipo; y cuando le aclaré que don Adolfo había sido Presidente de la República, su respuesta fue que eso no se lo habían enseñado nunca. Igual a un sobrino que también ya es señor hoy en día, cierta vez cuando estaba en sexto año de primaria le pregunté sobre las fases de la Luna y la misma, eso no lo habían visto todavía, le pido uno de los libros de cuarto año a una de sus hermanitas y ahí venía lo de las fases lunares y esta información también estaba en uno de los libros de texto del que ya cursaba el sexto grado, pero su respuesta siguió siendo la misma: eso no lo habían visto o no se lo habían enseñado; pero está en tus libros a los que debes darles una leída de vez en cuando y no nada más cuando vayas a la escuela o te diga tu profesora o profesor que lo hagas, sino que para eso te los traes a tu casa, le dije a mi sobrino, el que olímpicamente me tiró de a Lucas.

Obviamente hay pequeños (se engloban ambos géneros) que en preescolar llegan a aprender letras, números, colores y hasta los días de la semana; sin embargo, también muchos niños no les entra la “O” por lo redondo, como se dice vulgarmente y si llegan así a primer año de primaria y sin saber nada los pasan a segundo, entonces ¿qué irán a hacer los profesores cuando estos niños les lleguen a tercer año de primaria?

Hay gente que afirma que esta medida está bien para no traumar a los peques al ser reprobados, pues serían presas de escarnios no únicamente de sus compañeros, sino hasta de los familiares.

Sea pues. Vale.