LOS GRILLOS NAYARITAS : PRI: PARTIDO LITERALMENTE PARTIDO

Héctor Gamboa Soto

Está de moda, gracias a la película de Los 300, que la gente se refiera a la batalla de Las Termópilas como una especie de triunfo, en que los valientes espartanos, comandados por Leónidas, contuvieron al ejército Persa, que los superaba grandemente en número, 250 mil hombres, que conducía Jerjes. Más allá de la gesta heroica, la verdad es que Leónidas y sus soldados fueron masacrados y los persas marcharon a Atenas y otras ciudades y les prendieron fuego. La lección es simple: Los griegos no se unieron, un grupo pequeño resistió y Atenas fue quemada. Después los griegos se unieron y derrotaron a los persas. La baladí introducción se debe a la reflexión de que si desde antes los griegos se hubieran unido, se hubieran ahorrado la tragedia de ver en cenizas muchas de sus ciudades, hasta que entendieron que el enemigo común era otro, no el pleito eterno entre ellos. Algo parecido le sucede al PRI. Incapaz de ver que si siguen con sus pleitos internos serán yesca seca para las llamas que trae Andrés Manuel López Obrador. Las divisiones internas, la lucha entre grupúsculos internos que pelean por mendrugos no les permitirán dar la pelea y corren con el riesgo de quedar en el tercer lugar de la contienda, como sucedió con Roberto Madrazo, que logró medalla de bronce, atrás de Felipe Calderón y López Obrador. En Nayarit el PRI padeció la terrible calamidad de soportar a un retrasado mental como Roberto Sandoval que gracias a las bondades de los amigos en el poder se encumbró como gobernante y manipuló para que todo aquel que no fuera de su grupo quedara excluido del tricolor. Ahora, bajo una circunstancia diferente, pero con las mismas egoístas causas, se excluye a muchos que podían dar una pelea mejor, pues cuentan con estructuras, relaciones y grupos que los apoyan. Los candidatos, como Leónidas y sus soldados, están condenados a ser masacrados en una elección que desde ahora pinta como imposible de ganar. Titánica tarea tiene encima Enrique Díaz, presidente estatal del PRI, quien está atado de manos y poco puede hacer para evitar la tormenta que se atisba en el horizonte. En agosto, de pronto, se darán cuenta que se quedaron solos, sin gobiernos federal o estatal, con poquísimos municipios, sin apoyos populares. Y todo por miedo a la sombra. Triste.

DEFECCIONES AL POR MAYOR
Bajo el falso argumento de que “abrí los ojos y creo que AMLO es el mejor candidato y MORENA la esperanza de México”, cientos de militantes de todos los partidos migran a fortalecer a El Mesías Tropical que vendrá a salvarnos. Digo falso argumento porque en realidad se trata solo de que están seguros de que AMLO ganará y no quieren quedarse sin su pedazo del pastel populista que anegará a México. Personajes de todos tipos y raleas se suman a El Peje, esperanzados de volver a probar las mieles del usufructo del erario. Alejandro Galván, Los Paredes, Cecy Pinedo, Myrna Manjarrez, Layín y muchísimos más, defeccionan de sus partidos y creen que la liana de la que se agarran los soportará, en una imposible lógica dado el gran número de filibusteros y el poco monto del botín del pirata. También reconocidos panistas brincan como chapulines en comal al ver que Richi Anaya será pasto fresco para la bueyada, pues también dividió al PAN con tal de ser el candidato. Y créanme que muchos le prenderán fuego a su casa con tal de ver la de Anaya arder. Bueno, es tan tonto el pirrurris Anaya que aún no le cae el veinte de que echándole chingadazos al PRI poco logrará, ya que el PRI es prácticamente un cadáver al que de nada sirve que lo acuchille más. No abre los ojos para ver que su adversario es AMLO y que para allá debe de enfocar sus baterías. La bandera de la lucha contra la corrupción la trae El Peje desde hace doce años mínimo, por lo que de nada le sirve enarbolarla. Su lucha deber ser contra la mal llamada izquierda recolectora de basura. No contra el PRI, que ya está muerto.

FUERZAS FEDERALES A NAYARIT
El gobernador Toñito Echevarría por fin anunció que vendrán a Nayarit fuerzas federales a reforzar (Sí, a reforzar) a las policías locales en la lucha contra la delincuencia, que incontenible e impune, ha sentado sus reales en la tierra de los Coras, Huicholes, Tepehuanos y Mexicaneros, ante la pasividad de los responsables de la seguridad pública. Como todos sabemos, Nayarit es tierra sin ley para el crimen organizado pero con mano dura para automovilistas, motociclistas, vendedores ambulantes y todo aquel que pueda representar un ingreso económico para las arcas del gobierno. Debemos aplaudir tal medida y exigir que los Federales pongan freno a la matanza que ya rebasó el ámbito de la lucha entre grupos criminales y que ahora afecta a funcionarios, líderes sindicales, profesionistas, mujeres, adolescentes y hasta niños. ¡Basta ya!

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario