LAS PATADAS DE DONKEY

Antonio Siordia (Donkey)

**No es buen pastor el que a sus ovejas mata
**Exégesis bíblica que data desde el comienzo del cristianismo, el «buen pastor» es la imagen de Jesús de Nazaret que, en su calidad de pastor, cuida y salva a su rebaño, y aquí en Nayarit, es todo lo contrario.

TRAS COMPARTIR, una tarde agradable en el Camahuer 2 con amigos cafeteros, entre ellos un maestro jubilado a quien aprecio mucho por su sencillez y por su forma de ver las cosas con sentido práctico, como es el desempeño de los sindicatos magisteriales en Nayarit y sus dirigencias.

ENTRE SORBOS del humeante café que se sirve en este restaurante que próximamente cumplirá un año más de actividades bajo la directriz de sus propietarias Patricia y Angélica Huerta Jacobo, el debate se amplió con diversos temas, como el referente al sindicalismo y la complicidad de sus dirigentes con los burócratas encargados de los planteles y con funcionarios del Gobierno estatal.

DICHO TEMA, de los líderes sindicales y de los entuertos que realizan en complicidad con algunos directivos de algunas escuelas de nivel básico y medio superior de nuestra entidad, fue enriquecido con la opinión de otro profesor también retirado y con residencia en La Peñita, y de mi querido compadre, a su vez titular del Despacho de Abogados Kelsen y Asociados, quienes cuestionaron el actuar, de aquellos que deben defender los intereses del magisterio y no los ajenos, pues el caso de Compostela los exhibe como fatuos, pusilánimes y deshonestos.

ES OBVIO QUE el émulo del héroe revolucionario de Parral, Chihuahua tiene como objetivo joder a los integrantes de su planta laboral, y confundiendo a la gente con “quejas” busca llevar agua a su molino, dando más veracidad a mitotes de padres desobligados, sin escuchar a los maestros afectados que gozan de prestigio y reconocimiento por su formación académica y familiar que, en pocas palabras, son el sostén del prestigio de esta escuela, de lo cual dan cuenta las generaciones de alumnos que han formado en las diversas áreas relativas a la educación.

EN ESTE PUNTO, mi amigo que inició su labor educativa en la comunidad de Quetchehueca, Sonora, en cuya estancia aprendió mucho del conocimiento de los Yaquis y de grandes productores del campo, como Islas, mostró desencanto por la forma en que las cabezas de los sindicatos han utilizado a los docentes y que en vez de otórgales beneficios, los perjudican; de esto hay un sin fin de denuncias de trabajadores de planteles de educación media superior, uno de ellos, el de Compostela, donde por razones obvias omitiremos sus nombres, pero los llamaremos José Luis, Chencho, Fernando y Juan Pablo, quienes a base de esfuerzo han logrado sobresalir en el lugar que hoy ostentan como trabajadores de la educación.
EN CUANTO A ELLO, mi estimado profesor, productor del Valle de Borbollón, recordó la etapa del liberatismo en Nayarit, la cual consideró nefasta, y a manera broma respondió ante el asombro de los comensales que disfrutaban de un exquisito pay de calabaza con queso: “no es buen pastor el que a sus ovejas mata”, ello en alusión a los líderes del magisterio, cuya exégesis data desde el comienzo del cristianismo, el «buen pastor» es la imagen de Jesús de Nazaret que, en su calidad de pastor, cuida y salva a su rebaño, y aquí en Nayarit es todo lo contrario.

ESTO LO DIGO porque mientras que por ahí mucho se ha pregonado que la dirigencia de los maestros que prestan sus servicios en escuelas secundarias y preparatoria, no solapa ningún tipo de conducta deshonesta y fuera de la ley, pero en los hechos demuestran lo contrario, y lo menciono porque existen denuncias de algunos trabajadores que ponen de manifiesto la ilegalidad en que se manejan sus representantes, pues en complicidad con burócratas de la educación, que no docentes, convierten estos centros de estudios en agencias de colocación familiares y de amigos.

QUEDA CLARO que con estas acciones ilegales, afectan desde luego a maestros verdaderos, que tienen excelente trayectoria, vocación de servicio y no son improvisados, mucho menos recomendados, como a los que hoy pretenden beneficiar, ocupando espacios que no les corresponden.

MUCHO SE HA SEÑALADO que en el caso de Compostela, un sujeto lenguaraz y perdulario que se hace llamar Francisco Villa, y de apellido Ramos, se ha dedicado a realizar una campaña de hostigamiento en contra de quienes no coinciden en su actuar.

PARA TAL EFECTO, el émulo del bandido de Canutillo, Durango, que solo sirve a los intereses de uno sus compadres, no pierde oportunidad para desprestigiar la labor de quienes prestan sus servicios en el plantel a su cargo, desde hace más de 15 años. Para ello utiliza como carnada a padres de familia irresponsables, que dicen ser más honestos que las nalgas de un Cura en Ayuno.

ES ENTENDIBLE que las supuestas quejas contra los docentes, que son acosados por este truhan, tienen un fin: generar confusión para que sus supuestos enemigos, que no lo son, sean trasladados a otras escuelas para que sus espacios sean ocupados por familiares, amigos y hasta por sus concubinas.

CON TODO ESTO, queda claro que la defensa de los maestros no es prioridad de su dirigencia, lo cual da a entender la complicidad entre los cacicazgos sindicales, autoridades estatales, así como laborales, para hacer de estos centros de estudios agencias de colocación familiar y de amigos incondicionales, más allá de las necesidades operativas que la institución en mención requiere.

Nos vemos en las próximas patadas. Esto es el comienzo bandido, no Pancho Villa.