LAS FASES DEL DUELO

Cinthia Janeth García Becerra

El duelo surge de una manera inmediata y espontánea ante alguna pérdida significativa y dolorosa para el ser humano; por ejemplo, perder a un miembro de la familia nos causa un dolor emocional muy fuerte que provoca un desequilibrio; sin embargo, es un proceso natural por el que todas las personas pasamos en algún momento de nuestras vidas y muchas veces no le tomamos importancia, pero el simple hecho de perder algo muy significativo, la pérdida de un carro, teléfono, cartera, casa, matrimonio desencadenan alteraciones en la conducta y éstas se trasforman en emociones como enojo, frustración, tristeza, etc.

La respuesta inmediata que da nuestro cuerpo fisiológicamente tras las pérdidas puede ser muchas veces acompañada de estrés, ya que éste sería nuestro mecanismo de defensa ante una situación de duelo. Si usted ha tenido una pérdida significativa y aún no sabe si de verdad ya cerró el ciclo del duelo, lo invito a conocer las 5 fases del duelo y sus recomendaciones ante ello.

Fase 1
NEGACION
La primera reacción que emite una persona tras la pérdida es el NO; “pero si lo acababa de ver”, “si lo dejé hace un momento en la escuela”, “lo dejé estacionado”, “no es verdad”. O tan simple como aferrarnos a negar que una persona se ha ido, incluso existen personas que siguen sintiendo su presencia y se trasforma en una fijación patológica no querer aceptar la pérdida. Otras personas también usan la negación como un no me interesa tanto, no me duele, no siento ninguna emoción por la pérdida y suelen decir que son personas fuertes.

Fase 2
IRA
El resentimiento o el enojo son la trasformación de la frustración sabiendo que no se puede hacer nada para arreglar o revertir la situación, y es aquí que la persona se siente desesperada y muy enojada con todos los factores que provocaron la pérdida; por ejemplo: a) Perdió el empleo y está enojado con toda la empresa porque aunque él no era el único que violaba las reglas solo a él lo despidieron: b) Fallece su madre en el hospital y le enoja o le frustra el hecho de no poder trasladarla a otro hospital más preparado porque no tenía la solvencia económica o simplemente no estuvo presente para estar más cerca de su madre cuando estaba en vida.

Fase 3
NEGOCIACIÓN
Es aquí cuando comienza a aparecer la idea de negociar con la realidad, pensando en soluciones o en tratos con el doctor, el jefe, el abogado, la familia etc. La negociación es una nueva conducta defensiva que trata de evitar lo inaceptable; un canje que pretende restitución a cambio de buena conducta. Pero esta etapa es breve porque tampoco encaja con la realidad y, además, resulta agotador estar pensando todo el rato en soluciones.

Fase 4
DEPRESION
En esta fase aparece la tristeza de una manera muy persistente para la persona, y en esta fase al hablar de depresión no se refiere al trastorno mental sino a que son muy similares los niveles de tristeza y agotamiento que se presentan. Esta etapa resulta ser muy breve cuando la persona encuentra el coraje y el entorno donde expresar con profundidad la angustia y recibir la contención que necesita frente los temores que la llevaron a sentirse triste o deprimida.

Fase 5
ACEPTACION
Es aquí cuando la persona acepta de una manera natural y madura la pérdida, si bien para que se pudiera hacer consciente la aceptación tuvo que haber experimentado todas las fases anteriores y durante este paso por ira, frustraciones, negaciones, tristeza y sobre todo en ese lapso se fueron dando las preguntas y respuestas de cada fase. Sin embargo, muy pocas personas llegan a esta fase, algunas se quedan fijadas en alguna de las otras etapas y es allí donde se presenta un malestar continuo, con emociones que pueden resultar patológicas y que requieren en la mayoría de los casos un acompañamiento psicológico, para brindar las herramientas necesarias y acompañar a la persona a aceptar su pérdida.

Si usted se sintió identificado en alguna de las fases y aún no ha logrado llegar a la aceptación de una manera adecuada, es importante que considere acudir con un algún profesional de la salud para un mejor asesoramiento y de esta manera tenga paz interior y sobre todo que adquiera herramientas necesarias para facilitar el proceso de las fases del duelo, así mismo, usted sabrá por dónde comenzar a trabajar los duelos.