LA NULIDAD DE LA OEA

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Cada día se evidencia más la nulidad de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que más parece un brazo ejecutor al mande usted de los Estados Unidos de Norteamérica (EUN), pues al igual que los gringos, la OEA ataca cada día con más fuerza a los Estados Americanos que no se alinean a los dictados de los EUN.

Ya tiene tiempo que Centro y Sudamérica tiene cierto grado de inestabilidad política; sin embargo, la OEA nada dice de Brasil, Chile y Argentina, pero si ataca con todo a Venezuela y Bolivia, y cuando Rafael Correa era presidente de Ecuador, también la misma OEA estuvo constantemente haciendo severos señalamiento al actuar de Correa por hacer cosas que no agradaban al amo del norte, vulgo, los EUN.

Por eso no resulta extraño que a pesar de que en Chile crecen los actos de violencia provocados por su presidente Sebastián Piñera que se ha documentado, ha ordenado a las fuerzas militares oprimir al pueblo al mostrar su inconformismo por la forma de gobernar de Piñera, pero que tanto la OEA como los EUN no dicen prácticamente nada precisamente porque Piñera está más atento de obedecer a los gringos que a su propio pueblo.

Igualmente, la OEA nadó de a muertito ante los recientes conflictos en Ecuador, en donde la represión gubernamental estuvo a la orden del día, y si bien se dice que ya se apaciguó un poco, aún perduran los inconformismos al notar que los supuestos arreglos son nada más por encima, pero que en el fondo persiste el capricho presidencial de Lenin Moreno de hacer lo que se le ha ordenado hacer por los organismos internacionales que manejan los fondos monetarios a nivel mundial.

Y ahora con el problema que está atravesando Bolivia y por ende su presidente Evo Morales que ha recibido un golpe de Estado tanto militar como policial, la OEA no se pronuncia tal y como lo ha estado haciendo constantemente con Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, un golpe mucho peor del que se le ha estado señalando a Maduro; pero, como quienes derrocaron a Evo Morales lo único que están haciendo es seguir los dictados gringos, pues la OEA se ha estado volteando hacia otro lado.

Y a propósito de la OEA y su sometimiento hacia los gobiernos de los EUN, nuestro país se puso en máxima vergüenza ante los ojos del mundo con el actuar de la pasada administración de Enrique Peña Nieto, por la postura que asumió frente al conflicto de Venezuela, ya que el entonces canciller Luis Videgaray Caso, llevó la voz cantante para tumbar a Nicolás Maduro, haciendo infinidad de señalamientos a cual más de falsos. Pero afortunadamente la entonces secretaria de Relaciones Exteriores de Venezuela Delcy Rodríguez Gómez puso en su lugar a Videgaray al decirle claramente que él, Luis Videgaray no tenía la calidad moral para hacer señalamientos sobre Venezuela porque de todo lo que criticaba al país sudamericano era como estarse viendo en un espejo y con muchos peores males, ya que en México también había hambre, desempleo e inestabilidad económica, pero lo peor es que la inseguridad estaba peor que en Venezuela y otra ola de calificativos muy acertados que claramente para la opinión pública mundial resultaron contundentes.

Lo malo de todo esto, es que al llevar la voz cantante Videgaray Caso en las asambleas de la OEA para denostar y tratar de tumbar al presidente venezolano, se estaba violando flagrantemente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 89 por aquello de la no intervención y libre autodeterminación de los pueblos y la resolución pacífica de los conflictos de los países, sin embargo, Luis Videgaray se prestó al juego orquestado por el gobierno gringo para tirar a Maduro, cosa que afortunadamente no se logró como ahora con Evo Morales que, para evitar que corra más sangre prefirió renunciar a su mandato constitucional que si bien, hay quienes dicen que se quiso perpetuar en el cargo, al menos le respondió a su pueblo reduciendo la pobreza y cotizando los precios de las materias primas de exportación y otros logros tanto en lo económico como en lo social. Lo malo es que no quiso alinearse a los dictados del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) vulgo, EUN.

La no alineación al FMI y el BM fue lo que provocó que Bolivia emergiera económica y socialmente, así como en desarrollo dejando de ser uno de los países más pobres del cono sur del continente. Así que se podría decir que este fue uno de los peores pecados de Evo Morales: no alinearse a los dictados gringos.

Sea pues. Vale.