LA IMPORTANCIA DE LA ESPARTAQUEADA CULTURAL NACIONAL

Ing. Héctor Hugo Villegas Severiano (Dirigente de Antorcha en Nayarit)

 

Terminó este fin de semana la vigésima edición de la Espartaqueada Cultural Nacional que realizó el Movimiento Antorchista Nacional en el municipio de Tecomatlán, ahora conocido como “la Atenas de la Mixteca”, en el estado de Puebla, y durante todos los días desfilaron verdaderos ríos humanos de participantes que pusieron el máximo de sus esfuerzos por ser acreedores a uno de los primeros lugares en esta justa cultural. El registro que tiene la Comisión Cultural Nacional es que participaron más de 20 mil artistas de todo el país que se presentaron en los dos foros que se prepararon en estos ocho días que duro este magno evento. Cifra verdaderamente sorprendente, sin olvidar que en la mayoría de los estados se realizaron eliminatorias estatales, por lo que sin duda la participación total debe contabilizarse al doble cuando menos, ¡sí! Imagínese usted por lo menos 40 mil mexicanos que invirtieron cientos o tal vez miles de horas en ensayos de baile, canto, poesía, por lo que no es ninguna exageración decir que la Espartaqueada es el evento cultural más importante de nuestro país y que es el pueblo: obreros, campesinos, colonos, amas de casa, jóvenes y niños los que con su arte lleno de calor, colorido y calidad artística le muestran a nuestra patria el verdadero rostro de Antorcha Campesina.

Lo hemos señalado, y hoy lo volvemos a reiterar, que para Antorcha la cultura lo es todo. Nuestra visión es educar a los trabajadores de la ciudad y del campo, inculcarles el amor a las disciplinas artísticas y deportivas para formarles un espíritu aguerrido, decidido y crearles una mentalidad de ganadores, y así, forjar al hombre nuevo, más educado, más solidario y más fraterno que construya una sociedad más justa para todos, porque la que hoy tenemos es sumamente desigual, que no permite que la riqueza nacional llegue a quienes la producen y, por tanto, son unos cuantos los que se han hecho inmensamente ricos, mientras la mayoría de la población no tiene ni los satisfactores básicos para tener una vida verdaderamente humana. Mientras haya pobreza existirá Antorcha y con nuestro trabajo cultural estamos sentando las bases para desarrollar una sociedad más equitativa para todos los mexicanos.

La realización de la XX Espartaqueada Cultural cobra mayor relevancia, ahora más que nunca, porque a través de ella se puede constatar la labor de educación y concientización que realizamos entre los sectores más humildes desde hace 45 años. En los días que corren se ha emprendido toda una campaña mediática que pretende enlodar a través de calumnias y ataques el trabajo tesonero de nuestra organización. Se nos pretende presentar ante quienes no nos conocen como un movimiento chantajista y corrupto, como una “organización intermediaria” que se ha aprovechado de la miseria de la gente para apropiarnos de recursos públicos que sirven para el enriquecimiento de los lideres, campaña que es alentada desde las más altas esferas del poder y que cuenta con el servilismo de algunos medios de comunicación que sin dar una sola prueba de su dicho repiten las acusaciones en nuestra contra. Por nuestra parte, hemos señalado, no tenemos inconveniente que se nos investigue, siempre y cuando sea una investigación imparcial y apegada a derecho, algo que está muy lejos de las intenciones de nuestros inquisidores desde el poder. Pero además no hubiera estado mal que quienes nos han atacado hubieran ido a Tecomatlán a presenciar el trabajo cultural que realiza Antorcha y seguro estoy que les avergonzaría la sarta de canalladas que han lanzado en contra de nuestro movimiento.

Está más que claro que estos ataques lo que buscan es preparar el terreno para negar la solución de las demandas de millones de mexicanos que al día de hoy no cuentan con los servicios básicos como son el agua potable, la luz eléctrica, drenaje y caminos de acceso a sus comunidades, está por demás decir que estos son derechos que están plasmados en la Constitución General de la República y que por tanto es una obligación de todos los niveles de gobierno atender y que por ello no dejaremos de insistir en que se atiendan y resuelvan.

Es un gravísimo error de quienes pretender negar nuestro derecho a la organización y la lucha pretender con calumnias y ataques desbaratar a nuestro movimiento que aglutina a más de dos millones de mexicanos, la razón está de nuestro lado y la historia se encargará de colocar a cada quien en el lugar que le corresponde; mientras tanto, los Antorchistas del país ya nos empezamos a preparar para que el año que entra ahora serán miles de deportistas los que acudan a la Espartaqueada a mostrarnos su habilidad, destreza y espíritu aguerrido para ganar sus batallas en el campo de juego. Que no quede ninguna duda que más pronto que tarde habremos de demostrar que este trabajo cultural y deportivo será el detonante de una sociedad más justa para todos.