¡Hay que Admitirlo!

Navegando por Internet, leía ayer un incidente que se produjo en una localidad conocida como Punjab, India.

En el artículo se habla de dos cachorros que cayeron a un pozo; y cuentan que la mamá corrió hacia él y comenzó a ladrar, causando la atención de su dueño, quien miró al fondo y notó que había una Cobra Rey que no mostraba ser amenaza alguna para los cachorros.

Horas después –se lee en el artículo- la serpiente cuidó a los cachorros, impidiéndoles el paso al otro lado, donde posiblemente podrían haberse ahogado cuando el pozo se llenara de agua.

Estuvieron alrededor de 48 horas en el fondo del pozo; y las 48 horas la Cobra se mantuvo a su lado.

Finalmente, cuando llegó la ayuda, la cobra fue hacia el otro lado del pozo. Los cachorros no presentaban ningún tipo de lesión por parte del reptil, el cual también fue capturado para ser liberado en una zona salvaje.

Una de las más mortíferas y peligrosas criaturas del mundo, que así se supone que es la Cobra Rey, supo bien la importancia de la co-existencia y asistencia mutua.

¿Por qué no tomar el ejemplo de ellos? ¡Hay que admitirlo!, la raza humana, en este sentido está muy por detrás y es una de sus mayores desventajas y debilidades.

Volvamos a creer en la gente, aun cuando muchos nos hayan herido. Recordemos: No todos son malos, no todos buscan ventaja. No todos quieren herir. Miremos nuevamente con bondad a nuestro alrededor, porque podríamos ser un eslabón más en la impresionante cadena de la bondad.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *