FINES POLÍTICOS

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas

FINES POLÍTICOS
Desde siempre se ha escuchado que cuando un político quiere denostar a otro político, sobre todo si se acercan los días de campaña, las cosas que hacen indudablemente tienen fines políticos.

Esto quiere decir que se conocen a la perfección, que saben de qué pie cojea cada uno, pero sobre todo, que saben cuando es el momento de hacerse pasar por seres más humanos, más amigables, más comprensivos y menos políticos.

Seguramente no se han dado cuenta que los ciudadanos han descubierto que por lo que menos van es precisamente por los fines políticos, porque si así fuera, entonces las competencias por los cargos de elección popular no serían entre los que conocemos como políticos.

Parece complicado entenderlo, pero no lo es, pues basta con definir la política de manera correcta, para comprender que un buen político está para realmente ayudar a los demás.

Lo complicado, eso sí, es entender a los que aseguran que gobernar no tiene ciencia, cuando antes criticaron a los que no se prepararon para hacerlo y terminaron por hacer un montón de burradas.

Claro que gobernar no es para cualquiera, es más, hasta se puede decir que es para los científicos de la política, es decir, para aquellos que en su preparación alcanzaron grados de excelencia que eso sí, deben ser muy bien acompañados por el sentido común.

Si así no fuera, si para siempre nos quedamos con las descalificaciones entre los que se dicen políticos, los fines serán los mismos hasta que alguien acepte que, para bien gobernar, se ocupa mucha ciencia. Secreto a voces: Dicen que ahora cualquiera presume que anda en la política.