FESTEJO NO FIFÍ PARA EL DÍA NACIONAL DEL LIBRO

PERFIL Y PORTADA DE LA CULTURA EN NAYARIT

Shantal Contreras

Para festejar el Día Nacional del Libro te comparto un esbozo biográfico de la escritora nayarita Queta NavaGómez, quien, el pasado siete de noviembre presentó en la sala Adamo Boari de Bellas Artes su más reciente novela “El Rey Nayarit”, publicada por la Universidad Autónoma de Nayarit. El 20 de noviembre del año que corre, NavaGómez entrará al Salón de la Fama Deportiva Nayarita por sus logros como atleta.

Una forma sencilla de fortalecer un eslabón de la cadena del libro consiste en acercar a la comunidad la diversidad de obras, autores y contextos en los que obra y autor se producen. El contexto no determina la calidad de las obras, ni de sus autores, pero es vital para la comprensión y deconstrucción de la cultura escrita.

Apunte biográfico de la autora que ha llevado un siglo de la historia de Nayarit al universo de la ficción:

Hace 64 años, en Bellavista, Nayarit, una mujer enterró al pie de un guayabo el ombligo de su hija recién nacida. Así, la pequeña siempre llevaría en el corazón su lugar de origen. Cuando la niña cumplió cinco años fue conducida por su madre hasta el pie del árbol. Ahí se enteró que bajo la sombra del guayabo estaba ella, y bajo sus pies, un trocito de su ser guardado en la memoria de la tierra.

A los siete años, Enriqueta Nava Gómez, se mudó con su mamá y sus hermanos a la Ciudad de México. La frágil salud de su madre la dejó huérfana en su adolescencia. El dolor por la pérdida, la falta de recursos económicos y algunas situaciones de acoso y explotación que vivió por su condición de huérfana, la hacían salir todos los días a la calle y correr como animal desbocado alrededor de una unidad deportiva de su barrio.

En 1972, el periódico El Heraldo convocó a la primera carrera de calle. Había que correr 9 kilómetros; en ese tiempo, en nuestro país, no se permitía que las mujeres corrieran distancias largas, se creía que tanto esfuerzo físico afectaba su salud reproductiva. Queta con apenas 18 años de edad, logró quebrar el paradigma. Sus gestiones y las de Charlotte Bradley dieron frutos; por primera vez en México, se abrió la categoría femenil y entonces ocho mujeres compitieron en la Primera Gran Carrera de Barrios. Las mujeres fueron colocadas detrás de 900 varones, y aún así, las ocho terminaron la competencia. Queta ganó el primer lugar. La nota del periódico dice: “La damita recorrió 9 kilómetros en un tiempazo de 37 minutos exactos”.

Una lesión en la rodilla expulsa para siempre a Queta de las pistas de atletismo y la coloca en las de la fabulación.

A partir de 1990, Queta Navagómez comienza su formación como escritora asistiendo a talleres literarios con Edmundo Valadés, Guillermo Samperio, Enriqueta Ochoa, Graciela Serna, Alberto Chimal, entre otros.

En 1995, su cuento “Yo, la distraída”, en el que narra el encuentro de una niña huérfana con una prostituta, fue elegido de entre más de 10 mil trabajos participantes en el II concurso literario internacional al que convocó la revista Marie Claire. Este premio, al que se le sumarán muchos más, como el José Rubén Romero que le concedió el Instituto Nacional de Bellas Artes por su novela histórica “El tigre del Nayar”, hace que Queta sienta la necesidad de adquirir más conocimientos. Por tal motivo, ingresa a la Escuela de Escritores, de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM), y en el año 2005 concluye sus estudios en creación literaria.

Su ombligo enterrado en Bellavista, la ha hecho regresar año tras año a Nayarit. Lo mantiene vivo a través de la memoria literaria. Navagómez tiene más de 15 libros publicados, de los cuales, todas las novelas (tres históricas y una de ficción), un libro de cuentos y dos de poesía, tienen como motivo y paisaje a Nayarit y sus pueblos originarios.

P.D. En el 2016 Queta donó a la Biblioteca Magna de la Universidad Autónoma de Nayarit, un ejemplar de cada uno de sus libros para consulta. Además, se encuentran a la venta en la librería El Faro, ubicada en la planta baja de la biblioteca.

P.D. 2 La ilustración de Queta NavaGómez fue realizada por Liz Anomos