EXPRESIONES JUSTICIERAS

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas


En este espacio, su servilleta, mis queridos lectores, hará cita de algunas de las expresiones justicieras del Ffiscal General, Petronilo Díaz Ponce Medrano, durante su comparecencia este miércoles al Congreso del Estado.

La primera de ellas fue para recriminarles a las policías de los 20 municipios de nuestra entidad su nula presencia en el combate a la delincuencia, así como su errónea decisión de continuar con las malas prácticas que por años han afectado el derecho a la paz y la tranquilidad que demandan los ciudadanos.

Pero en contraparte, anunció la próxima puesta en funcionamiento de tres subsedes de la Fiscalía; una en Acaponeta, otra en Santiago Ixcuintla y una más en Ixtlán del Río, para agilizar las investigaciones que faciliten el trabajo del Ministerio Público.

Luego, aseguró que ahora los trámites que se realizan en la institución no tienen ningún costo, a diferencia de años anteriores, cuando con Edgar Veytia al frente, todo se cobraba.

Hoy tampoco se tienen actuaciones por consigna ni se responde a intereses bastardos, como antes, además de existir la garantía de que ninguna denuncia será ignorada, afirmó.

Petronilo Díaz aseveró que no será nunca tapadera de nadie, y que todo aquel que haya cometido un delito, sea quien sea, será castigado conforme a la Ley.

Reconoció, asimismo, que en la Fiscalía como en todas las instituciones hay elementos buenos y malos, pero se comprometió a seguir con la limpia de los que no sirven, sin dejar de mencionar que algunos de sus ex colaboradores ya han sido sometidos a proceso por incurrir en delitos cometidos desde la función pública.

No claudicaremos porque sabemos que en los resultados todavía se puede considerar que la cosecha es pobre, dijo para terminar.

Muy bien por los compromisos hechos por el Fiscal y por su honestidad para reconocer que no todo ha cambiado como lo de demanda la sociedad en materia de procuración de justicia, pero también, es de reconocerse la paciencia que tuvo, cuando el diputado Adán Zamora Romero, luego de alabarlo con singular enjundia, le aconsejó que se pusiera a trabajar.

Secreto a voces: Dicen que en la comparecencia del Fiscal, se impuso el oficio político de los diputados del Partido Revolucionario Institucional.