ES TIEMPO DEL EMPODERAMIENTO DE LA MUJER

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

ES TIEMPO DEL EMPODERAMIENTO DE LA MUJER

La doctora, maestra y periodista María Esther González Aguilar ofreció una magistral conferencia en relación al Empoderamiento de la Mujer, acto que se llevó a cabo, auspiciado por el Partido Visión y Valores (VIVA), en conocido centro de eventos sociales al sur del centro de Tepic, Nayarit, en donde hubo una gran asistencia sobre todo femenina, evento bajo el lema “Superar el estatus de mujer”.

La doctora González Aguilar abrió su conferencia refiriéndose a “la génesis”, en donde disertó sobre el ejemplo de cómo antes y hoy a muchas mujeres sus propios padres no las dejan desarrollarse como ellas quisieran por viejos tabúes como el de que una mujer en la familia no tiene por qué estudiar porque posiblemente pronto se casa y de nada le serviría estudiar, y en esto ejemplificó parte de su propia experiencia de vida en que su papá quería todo para los hijos varones, pero para sus hijas nada más la primaria precisamente por ese pensamiento arraigado en muchos varones mexicanos de que para qué estudia una mujer; sin embargo, a ella, siendo niña no le cuadró muy bien que digamos esta forma de pensar de su señor padre, por lo que decidida se dijo a sí misma y a su mamá que ella quería seguir estudiando a pesar de lo que dijera su señor padre.

Y gracias a su tesón y decisión, ayudada por su mamá y su abuela, fue que convencieron a su papá para que fuera a estudiar medicina a la ciudad de Guadalajara, aunque su sueño de estudios era ser abogada, pero al fin y al cabo sería una realidad seguir estudiando, y así fue. Esto lo dijo para dar a entender que si una mujer se empeña en sus convicciones puede salir adelante derrumbando barreras que en muchas familias hacen que sus mujeres se lleguen a frustrar por no poder hacer o cumplir sus sueños de ser profesionista.

Y así fue que habló de la familia que tiene mucho qué ver con el desarrollo de sus integrantes, sobre todo el género femenino. Igualmente, habló enseguida de la igualdad entre ambos géneros que deben de tener las mismas oportunidades ante la vida, porque está demostrado que en igualdad de condiciones la mujer puede desarrollarse bien en la vida, porque teniendo las mismas condiciones que los varones y sin ningún tipo de ataduras, podrían dar mucho más las mujeres tanto para ellas mismas como para su municipio, estado y el país. Por lo que señaló que debe de haber también equidad de géneros y justicia hacia la mujer con esa igualdad de condiciones.

Sin embargo, resaltó que por desgracia ha existido también la exclusión en muchos aspectos que por el hecho de ser mujer no se les dan las mismas oportunidades que al género masculino, por lo que debe de haber más integración de la mujer en todos los ámbitos, social, cultural, profesional, etcétera. Así que en vez de haber exclusión lo que debe de predominar es la inclusión, porque una de las cosas que más han afectado a las mujeres en nuestro país es la segregación de varios tipos que todo el tiempo han sufrido muchas mujeres al ser segregadas precisamente por eso: ser mujeres; y esto es de las peores cosas que han tenido que soportar infinidad de mujeres al ser segregadas no nada más por cuestión de género, sino en forma racial o por su estatus socioeconómico.

Afortunadamente ya todo esto está cambiando, por lo que ahora se están viendo liderazgos en las mujeres que antes no se veían por falta de equidad, como ahora en los tres Poderes de la Unión en que muchas mujeres han estado destacando fuertemente, y si bien en el Legislativo y Ejecutivo ya se puede hablar prácticamente de la equidad de género, aún falta el Judicial que es el Poder que cuenta con menos género femenino entre sus filas; pero aun así, el empoderamiento de la mujer se está fortaleciendo cada día más al abrírseles justamente más espacios tanto en la vida pública como la privada, porque hay mujeres empresarias mexicanas que han demostrado que el género no es obstáculo para poder sobresalir en la vida, demostrando a la vez una autonomía personal que es un ejemplo a seguir y que da motivo para considerar esto como un tiempo de reflexión para que se vea que el género masculino no está peleado con el femenino, sino que deben trabajar en forma conjunta sin necesidad de que se excluyan uno al otro.

Y vaya que sí es un motivo para reflexionar que a la mujer se le debe de dar su empoderamiento natural, que no se le debe de excluir ni segregar, sino darle la oportunidad para su desarrollo intelectual, porque empoderar a la mujer es darle su lugar real.

Sea pues. Vale.