ES NECESARIO

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas

ES NECESARIO
Aprovechó el gobernador Antonio Echevarría García la tribuna que tuvo durante la inauguración de la empresa ATR en Santiago Ixcuintla, para decirles a los que gustan brincar de un cargo de elección a otro, con el placer único de vivir todo lo que se pueda con el jugoso aprovechamiento del erario público, que ya le bajen a su calentura y mejor se pongan a trabajar.

El mandatario estatal hizo bien al tocar este tema, porque la verdad es necesario poner orden entre los que desayunan, comen, cenan y sueñan con las ganancias que les puede dejar la politiquería, sin reflexionar en ningún momento sobre la importancia y lo benéfico que puede resultar el trabajo en beneficio de los demás.

Obviamente en el mensaje de Echevarría García no están incluidos aquellos que tienen perfil para ser políticos de carrera, a los que por cierto hay que buscar muy bien porque entre los mismos ciudadanos se comenta que están muy escasos.

ESTÁ EN LA MIRA
Desde el momento en que se dio a conocer que Jorge Vallarta Trejo, mejor conocido como “El Peque”, fue nombrado como subsecretario General de Gobierno, seguramente los que saben de sus raíces de inmediato lo pusieron en la mira.

Saber si su nombramiento fue un acierto implica relacionarlo con la figura de su padre, Don José Lucas Vallarta Robles, hombre hecho y derecho que en la política y en la función pública, dio muestras de sobra que ningún cargo le quedó grande.

Si con el paso de los días “El Peque” deja constancia de darle lustre al apellido, entonces habrá dos ganadores; uno de ellos, el gobernador, y el otro, el pueblo de Nayarit.

LLUVIA DE DENUNCIAS
De un día para otro se vino una lluvia de denuncias en contra de negocios que venden comida, ya que en varios de ellos se ha detectado que en su carta aparece como platillo principal la insalubridad.

No es la primera vez que esto ocurre, hay que decirlo, pero pues como siguen con sus cochinadas, pues también los consumidores deben seguir denunciando y más importante aún, las autoridades sanitarias están obligadas a actuar.

Secreto a voces: Dicen que, por bien de los nayaritas, no debe admitirse el influyentismo en la supervisión de restaurantes, puestos callejeros y botaneros.