EN COMPOSTELA, CUMPLE RESTAURANTE “CAMAHUER 2 CAMPESTRE” 10 AÑOS DE PRESTAR SERVICIO ININTERRUMPIDO A COMENSALES

–Una década de servicio parece poco, pero con el esfuerzo y el tesón de sus propietarias Patricia y Angélica Huerta Jacobo, “Camahuer 2 Campestre” sigue creciendo exitosamente y ganando el corazón de sus comensales, que desde luego no son pocos

Compostela//Antonio Siordia (Donkey)
“Camahuer 2 Campestre” es, sin duda, uno de los mejores restaurantes típicos de Nayarit, que ha ganado fama por su excelsa cocina, sazón campirana y su gran variedad de platillos que ofrece a su extensa clientela, que no es poca.

El pasado domingo, este restaurante cumplió 10 años de prestar servicio eficiente y de calidad a las familias de esta localidad y de otros estados del país, cuya atención reconocen y lo han convertido en su lugar preferido para convivir y degustar el rico sazón de su cocina.

Una década de servicio ininterrumpido parece poco, pero con el esfuerzo y el tesón de sus propietarias Patricia y Angélica Huerta Jacobo, “Camahuer 2 Campestre” sigue creciendo exitosamente y ganando el corazón de sus comensales.

Por tal motivo, con bombos y platillos, ambas hermanas, acompañadas por su personal, celebraron un año más de actividades al servicio de la sociedad, reafirmando con ello el compromiso de seguir dando lo mejor de sí, no solo para fortalecer su negocio sino para hacerlo más atractivo e ir mejorando su infraestructura, en cuyo proyecto ya se nota el cambio, pues tiene bar y televisión de pantalla gigante, lo cual gusta a su clientela, pues durante su estancia puede disfrutar los partidos de fútbol y béisbol.

Cabe señalar que este restaurante, ubicado en calle Juárez, entre Hidalgo y Allende del centro histórico de la ciudad, cuenta con instalaciones rústicas, techadas con teja y madera que genera un ambiente campirano y de allí su nombre “Campestre”. Su menú destaca por sus ricos chilaquiles, el especial Camahuer, pollo en pipián, bistec ranchero, carne asada, arrachera, su buen café y sus tortillas hechas a mano, cuyos guisos han dado fama a este refectorio.

Además, por su atención, lo han convertido en un espacio de reunión familiar, donde los cumpleañeros son festejados por el personal que ahí labora con ‘Las Mañanitas’, matracas y clásico pastel con velas, haciéndolo de todo esto una tradición de la que ya nadie escapa. Eso gusta a la gente y de allí la fama adquirida a lo largo de una década de trabajo ininterrumpido.

Angélica y Patricia, se han distinguido por ser mujeres emprendedoras exitosas, que a través de su restaurante generan empleos, con lo cual coadyuvan a que sus trabajadores, hombres y mujeres, lleven sustento económico para sus familias, cuyo esfuerzo se refleja en el éxito de su empresa. ¡Felicidades!