DESTACA ALEJANDRO CHAVARÍN POR SU TRABAJO DE GESTIÓN A FAVOR DE LA GENTE

–El esfuerzo de Chavarín Caro es reconocido y más aún en su comunidad, porque a pesar de carecer de recursos no se le dificulta dar respuesta a quienes en su momento le han solicitado algún apoyo o una gestión

Compostela//Antonio Siordia (Donkey)
“Cuando hay voluntad de servir, también desde afuera servimos, no solo como funcionarios”, decía nuestro extinto amigo Jesús “Chino” Serrano Riestra, de Zacualpan, quien con justa razón lo expresaba, pues tenía formación social que en la actualidad muy pocos la tienen.

Y digo pocos, porque son contados los que hacen labor social y trabajo de gestión desde hace muchos años sin interés alguno, más que el de servir al prójimo, como el caso Alejandro “El Cuate” Chavarín Caro, joven humanista y sencillo que siempre está a disposición de la gente no solo de la zona rural de la parte alta, sino también de Compostela.

El esfuerzo de Chavarín Caro es reconocido y más aún en su comunidad, porque a pesar de carecer de recursos no se le dificulta dar respuesta a quienes en su momento le han solicitado algún apoyo o una gestión.

En cierta forma, Chavarín Caro hace lo que le gusta, llevar acciones con el corazón, porque le nace, dando respuesta positiva a los que menos tienen y de ello dan cuenta adultos mayores de la zona alta de Compostela, a quienes les ha gestionado medicamentos y aparatos ortopédicos, como sillas de ruedas, bastones y muletas, y otros apoyos.

Son pocos los jóvenes que hacen lo que Alejandro, y son pocos también los que abren su corazón y su cartera para ayudar al necesitado, pues continuamente se le ve gestionando apoyos y otros beneficios para la gente, cuyo trabajo lo hace sin vanagloriarse, porque es una persona humanista, sencilla y con grandes valores.

Cabe decir que no son pocos los que le conocen y hablan bien de sus acciones, por lo que Alejandro Chavarín es reconocido como uno de los principales promotores de la lucha social en su región y que debe aprovecharse porque su labor es invaluable.