CON PRECAUCIÓN: EL TEMOR SIGUE LATENTE

Sergio Mejía Cano

Pues al parecer la inseguridad está sentando sus reales en la capital nayarita. Y si bien los crímenes aún no han alcanzado y menos rebasado las barbaridades que se dieron a finales de la pasada administración, en donde aparecían colgados y tinas con cuerpos desmembrados con guarnición de verduras, de no hacerse algo al respecto, todo indica que vamos para allá nuevamente.

Se ha dicho continuamente que el fiscal hoy detenido en Nueva York trajo la tranquilidad en el estado, sí, pero lo raro fue que no presentó a los causantes de todas esas atrocidades, no hubo detenidos o al menos jamás se dijo quiénes habían sido los responsables ni dónde quedaron, tal y como está aconteciendo hoy en día en que nada más se identifica a las víctimas y hasta ahí, y si acaso se sigue una investigación no se dice si hubo o hay detenidos. Y esto contribuye a que la ciudadanía tenga más temor porque aunque se diga entre la misma población que los caídos son gente que ya la debía y que los asesinos van a la segura, pero qué tal si empieza a haber confusiones y paguen justos por pecadores.

Y como se ha informado cotidianamente que los agresores huyeron en una motocicleta, he ahí uno de los temores de la población que en cuanto ve y oye una motocicleta con otra persona aparte del que la va conduciendo, pues como que hace pensar si no serán los que hayan cometido uno de los tantos asesinatos de los que da cuenta la información oficial y de los que la gente se da cuenta pero que no trascienden.

Desde luego que también surge la pregunta si entre las víctimas figuren quienes ni la debían ni la temían, tal y como se ha documentado sobre un muchacho que mataron en las confluencias de las calles Morelia y Morelos en pleno Centro Histórico (CH) de Tepic, porque gente que lo conocía no se explica el porqué de su asesinato, pero como dicen los antiguos: caras vemos, corazones no sabemos; sin embargo, sí podría ser que entre tantas víctimas haya gente inocente o como se dice ahora coloquialmente: por daños colaterales, pero ahí están ya para no contarla.

Y a propósito del CH y el asesinato de ese muchacho en el cruce de Morelia y Morelos, cierto día en una mesa de café y al estar reflexionando sobre el porqué casi no se dan los asaltos en los bancos en las inmediaciones del CH, salió a relucir esta víctima en comento, y se llegó a la conclusión de que el CH en realidad no cuenta con vías rápidas que permitan a los malhechores huir con la facilidad que podrían permitir amplias calles y avenidas y sobre todo no tan transitadas, porque las calles céntricas casi por lo regular siempre están aglomeradas y no permiten una rápida velocidad para huir, así que entonces, los victimarios de este muchacho en el CH, ¿por dónde habrían huido? Y desde luego esto infiere sobre la falta de reacción inmediata de las fuerzas del orden. Sobra decir que desde luego no pueden estar en el lugar preciso en donde se lleva a cabo un crimen o robo, pero sí y de acuerdo a la tecnología de la comunicación de hoy en día, fácil se podrían comunicar de patrulla a patrulla o de un policía de a pie para tratar de interceptar a los causantes de algún desaguisado, por mínimo que éste fuera o como por ejemplo tener apostadas algunas patrullas en las cuatro salidas de la ciudad y otras en un circuito interior. Claro que se dice fácil, pero de que se puede, se puede. Obvio que para quienes no somos expertos en estas cuestiones sí que se nos hace fácil opinar al respecto, pero de tanto ver televisión o películas, algo se queda en la mente.

Me comenta una persona ya muy mayor de edad que podría existir la posibilidad de que podría no haber confusiones entre las personas asesinadas que se ha dado en decir “ajusticiadas”, y el empleo de esta palabra bien podría no estar bien dicho, porque se ajusticia a quien la debe y solamente sería la justicia la encargada de ajusticiar y no cada quien por propia mano; sin embargo, me dice este adulto mayor, que también se podría dar el caso de que nada más para hacer la mosca chillar y tratar de desestabilizar la acción gubernamental, a alguien se le ocurra matar a alguien que ni conoce y que jamás ha visto en su vida, sino para generar un clima de intranquilidad y así tratar de denostar a una administración que ya se va y que sea juzgada por su ineficacia para esclarecer tantos crímenes. Y podría no estar muy errada esta persona de la tercera edad quien afirma que hay gente mala capaz de eso y más. Pero en fin. A ver qué sale. Sea pues. Vale.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario