CLAVE SECRETA: POCOS RESULTADOS

Ramón Vargas

Han pasado 100 años desde que se convocó a los constituyentes que aprobaron el marco jurídico para darle vida a la democracia en nuestra entidad, y la verdad es que son pocos los resultados de lo que nació como un noble propósito… Tal parece que quienes han tenido la oportunidad de ocupar cargos en la función pública, que es desde donde se pueden emprender acciones para cumplir con la idea de servir a los demás, han tomado a la Constitución y a las leyes que de ella emanan como documentos susceptibles de violación… Los nayaritas hemos visto pasar gobernantes que sí trabajan para otros, pero que no van más allá de sus parientes, amigos y socios, mientras se olvidan de la mayoría que los llevó para que con dignidad y honestidad ejercieran el poder… Los partidos políticos, que igual tienen que estar bajo la normativa constitucionalista, no han sido más que agencias de colocaciones que con el tiempo han echado a perder a su misma gente, a tal grado que brincan y brincan cada vez con mayor intensidad hacia los lugares donde les ofrecen mejores opciones para seguir lucrando con los recursos públicos… Una vez más escuchamos que ahora sí hay voluntad para hacer las cosas diferentes, pero el cuento ya es viejo, y es por ello que tanto gobernantes como partidos ha caído en un descrédito del que no muy fácil se podrán salir… Todos los que ahora están reconocen que han existido errores, y que la ciudadanía puede hacer que los resultados sean diferentes, pero hasta ahora ninguno se ha preocupado de crear las condiciones para que los ciudadanos puedan gozar libremente de sus derechos, ni de ser partícipes de la democracia con el rigor que esta misma debiera permitir… Son 100 años de nuestra amada entidad y lo que vemos es cada vez más ricos surgidos del poder público, y más familias acongojadas por la falta de recursos para satisfacer sus necesidades… Ahora hasta las universidades públicas están ante el riesgo del colapso, y de seguir las cosas como van, tendremos un futuro cercano con más niños y jóvenes sin la esperanza de vivir mejor… La responsabilidad de los gobernantes es salvar a las nuevas generaciones de las amenazas que las acechan, pues si no hacen su trabajo, por el que bien se les paga, entonces tampoco será fácil parar a la violencia que cada vez se ve más nutrida por el aumento de la delincuencia… Secreto a voces: Dicen que para pocos resultados no son necesarias tantas líneas.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *