CAMPAÑAS SIMILARES

Sergio Mejía Cano

Si bien hubo una época de oro del cine nacional, también hubo otra de fierro, que fue cuando aparecieron las películas de “Las Ficheras, Bellas de Noche, La Pulquería, etcétera”. Y lo que me llamó la atención desde un principio en aquella época de esta clase de cine barato como quien dice, fue la hilaridad que causaban los recordatorios en pantalla de los 10 de mayo, groserías de todo tipoy palabras supuestamente altisonantes, altisonantes porque cada quien toma dichas palabras como quiere.

Lo sorprendente era que a pesar de ser el habla cotidiana de la mayoría de los mexicanos, al oírlas decir a actrices y actores, inmediatamente venían las carcajadas como si fuera la primera vez que oían esas palabras; pero quizás haya sido porque era inusual oírlas en películas y menos en la televisión, así que posiblemente la gente las tomaba como un escape de sus frustraciones, porque más risa generaban cuando se proferían malas palabras en contra de las clases dominantes. Como también se llegó a ver en películas de la llamada época de oro del cine nacional en que a los ricos, los pelados, es decir, los pobres, llamaban “rotos o fufurufos” a los ricachones, que era a lo más que se podía llegar en esa época.

Así que posiblemente bien estudiada por expertos la idiosincrasia de los mexicanos, fue que se decidió programar al entonces candidato a la Presidencia de la República Vicente Fox Quesada para que les tocara en su interior a la población que estaba enfadada y harta por su situación económica y que muchos atribuían a más de 70 años de hegemonía priista. Por lo que se le dio un machote a Fox Quesada con un programa de palabras bien detallado para decirlo en el momento y lugar adecuado y así, hacer creer a la inmensa mayoría de la población que había llegado el momento de la revancha, de poner en su lugar a quien decía firmemente que sacaría de Los Pinos a las víboras prietas, a las tepocatas y demás fauna nociva, así como comenzar la caza de peces gordos y un largo etcétera de palabras que generaban más esperanza que angustia entre el pueblo mexicano. Y es muy probable que Fox Quesada no haya pensado por él mismo todo lo que decía ante los medios y en su campaña, porque ya se vio y se ha visto posteriormente, que el señor no es capaz de hilar una frase coherente por sí mismo.

Sin embargo, ya se comprobó fehacientemente que no fue así tal y como decía el pasmarote de que todo lo dicho y afirmado por Vicente Fox a lo largo de su efímera carrera política fue todo de dientes para afuera, que todo fue un quítate tú para ponerme yo y que todo siguió igual o peor que con el PRI al frente, porque todo indicó y sigue indicando aun en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa que el otrora partido aplanadora, el PRI, seguía detrás de todos los movimientos panistas.

Y ahora Vicente Fox sigue empeñado en su supuesta lucha en contra de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ¿por qué? Tal vez por celos debido a que ahora AMLO está ocupando un lugar preponderante que él, Vicente, ocupó alguna vez, y que es el de ilusionar a la gente durante su campaña de proselitismo político buscando el voto popular; y celoso también porque si bien Vicente Fox ya no puede volver a hacer lo que ahora hace AMLO, trata de desprestigiarlo a más no poder por estarse aprovechando de aquél machote que siguió en su momento al pie de la letra.

AMLO ahora se está aprovechando de la frustración, humillación e indolencia que muestra hacia la población el gobierno federal, por lo que sigue una campaña similar a la que utilizó Fox Quesada en su momento, nada más que en vez de decir víboras prietas y tepocatas, AMLO dice cerdos, puercos, marranos, cochinos; y además, sigue utilizando su frase favorita de “la mafia en el poder”; pero le está atinando a las palabras precisas para llegar al electorado de siempre como a los indecisos y a muchos de los que siempre lo criticaron; y no se diga de los acomodaticios que al ver que los demás barcos se hunden, han corrido a salvarse al lado de AMLO, tal vez por estar más enterados que los comunes mortales. Porque si bien AMLO ya tiene muchos años en campaña, y se ha documentado que ya ganó pero que no le reconocieron su triunfo, tal vez los USA previendo un conflicto de graves consecuencias si no le reconocen su triunfo, y porque sus intereses se verían seriamente amenazados debido a un conflicto, es probable que haya dado la orden de que el gobierno actual mejor reconozca los resultados del primer domingo de julio próximo.
Sea pues. Vale.