Periodico Express de Nayarit
Inicio

CON PRECAUCIÓN: SÓLO ATIENDEN LO QUE ESTÁ REPORTADO

Sergio Mejía Cano

2016 / 08 / 02

En la entrega anterior se mencionaba que existe un registro -al parecer del SIAPA- sin su respectiva tapa en la esquina que conforman las calles Hidalgo y Guadalajara, en la zona centro-oriente de esta capital nayarita, poniendo en grave peligro a quienes conducen los vehículos que circulan en su entorno. Este domingo pasado al parecer un alma caritativa le puso una llanta vieja de donde sobresale la mitad; pero antes de esto, según los vecinos de los alrededores alguien le había puesto unos palos pero a la mejor los habían quebrado o se hundieron en el registro.

Antes de que pusieran esa rueda neumática, en el interior del registro no se ven partes de la tapa como si se haya quebrado, por lo que se supone que alguien la desprendió con aviesos fines y tal vez sin pensar en el peligro al que exponía a las personas y vehículos que pudieran caer en esa alcantarilla, que se entiende no es la única que está sin tapa, porque todo indica que cíclicamente manos criminales las desprenden de su lugar, así como las varillas que protegen los resumideros y bocas de tormenta, y esto desde luego que no nada más sucede en Tepic, sino en gran parte del país, si no es que en todo, porque al buscar en internet algo referente se encuentra mucha información de que las tapas y varillas de los registros y alcantarillas, respectivamente, desaparecen como por arte de magia y se supone que quienes las quitan las van a vender al kilo. Sin embargo, he aquí el dilema, ya que de no haber compradores no habría sustractores de dichas tapas metálicas, porque un ladrón de poca monta para qué va a querer las tapas de fierro que por lo regular son muy pesadas y brumosas, porque ni modo que las quiera para coleccionarlas, aunque se podría dar el caso, pero quién sabe. Lo que sí es cierto, es que cada cierto tiempo desaparecen estas protecciones.

Pero lo raro del asunto es que por ejemplo esta tapa en cuestión, la de Hidalgo y Guadalajara, ya tiene más de la semana que está la boca del registro abierta, y no es posible que nadie del H. Ayuntamiento se haya dado cuenta. Nadie, porque no nada más los del SIAPA podrían haber pasado por dicho lugar y darse cuenta de que falta esa tapa, sino policías y burócratas que trabajen para el H. Ayuntamiento y ni modo que no hayan visto que hay ahí una anomalía.

Se entiende que cuando un trabajador se accidenta en el trayecto de su casa al lugar de sus labores o viceversa, se considera como accidente en horas de servicio, hay quien dice que se da un tiempo de media hora para considerar esto del horario para que se determine como accidente en servicio; pues bien, ¿qué no se podría lanzar una circular a todos los empleados de las diversas dependencias del H. Ayuntamiento y a todo servidor público que en cuando anden en la calle –en horas de servicio desde luego- anoten y después reporten cualquiera anomalía que detecten a su paso? En horas de servicio para los sindicalizados, pero para los trabajadores de confianza, que se supone que están en servicio las 24 horas del día, sería la petición para todas horas, mañana, tarde y noche que anden en calles y avenidas para que al ver luminarias apagadas, baches, alcantarillas en mal estado, árboles a punto de caer, en dónde se hacen más embotellamientos de tránsito, en dónde hay montañas de basura, en fin, reportar o anotar en un libro al momento de entrar a la dependencia gubernamental en donde estén asignados los empleados, tanto sindicalizados como de confianza y que otro trabajador les dé curso a esos reportes a los departamentos correspondientes para que se aboquen de inmediato a su arreglo o al menos poner señalamientos momentáneos de peligro para la ciudadanía en general.

También se podría ordenar a los trabajadores de Parques y Jardines, del SIAPA o equis empleados que si van pasando por un lugar en donde detecten una anomalía y si son horas de servicio y traen los utensilios y aperos suficientes, de inmediato, ponerse a reparar en lo posible lo que encuentren, así sea una rama o árbol a punto de caer también, y obvio, reportarse de inmediato en dónde están y lo que están haciendo. Esto porque según algunos trabajadores afiliados al SUTSEM aducen que solamente deben atender lo que se les ordena y lo que está reportado, que no pueden actuar por su cuenta.

Y así parece ser la norma, porque si andan arreglando una luminaria y se les dice que a la vuelta hay otra descompuesta, se niegan a ir a verla y arreglarla, porque no está reportada en la dependencia correspondiente.