Periodico Express de Nayarit
Inicio

Entre el Presidente y su partido político

Saludable que se elimine la “sana distancia”: Trinidad Espinosa

2015 / 07 / 28

Tepic//Ramón Vargas

Por muchos años se le dio una interpretación errónea a la relación entre el Presidente de la República y su instituto político, consideró el maestro Trinidad Espinosa Martínez, destacado militante del Partido Revolucionario Institucional.

En ese sentido, el también Presidente del organismo jurídico del tricolor en nuestra entidad, dijo que es muy saludable que se elimine lo que por bastante tiempo se calificó como una “sana distancia”, para enseguida destacar la presencia del presidente Enrique Peña Nieto en la sede nacional del PRI, en el evento celebrado por los priístas el pasado fin de semana.

Añadió que en los países más desarrollados en materia económica y democrática, como son los europeos, hay una permanente vinculación entre quien gobierna con su partido, precisamente para fortalecer las acciones que se emprendan en beneficio de cada uno de estos países.

En ese sentido, manifestó que “el hecho que Enrique Peña Nieto haya regresado al PRI es muy importante, porque en primer lugar asume el liderazgo natural que le corresponde, para que el programa de acción del partido, que forma parte del programa de la Presidencia de la República, se cumpla a cabalidad”.

De esta manera, amplió, se verá reflejado en todos los órdenes de gobierno lo que ambos han elaborado para responder a las demandas de la ciudadanía, “y lo de la sana distancia en todo caso se debe interpretar como la no imposición de los criterios o los intereses del Presidente en el seno de su partido”.

Aquí lo importante es que sea el partido quien tome sus decisiones apoyado en sus órganos de gobierno y sus procedimientos internos, para entre otras cosas determinar las candidaturas a los cargos de elección popular, “y el Presidente como cualquier otro dirigente de un primer orden, tiene voz y tiene voto pero no tiene porque imponer”, expresó.

Agregó que ahora se está viendo un nuevo partido y una nueva relación del Presidente de la República con el mismo, “con un respeto mutuo pero coadyuvante, donde el partido tiene que apoyar al gobierno y el gobierno tiene que vincularse para cumplir la oferta electoral del partido”.